El Zen de la empresa (1)

Alienta Editorial, el nuevo sello de Planeta dirigido por mi querida Carmen García-Trevijano, acaba de sacar a la calle un nuevo libro escrito por Yuki Ohiro y Francesc Miralles: El Zen de la empresa: soluciones sencillas para un mundo complicado. Después de los libros de éxito anteriores como NoMiedo, animo a todos a leerlo y para muestra, os avanzo algunos fragmentos:

  • Cualquier mejora que logre en su persona conducirá automáticamente a una mayor eficacia de sus colaboradores y a la buena marcha de toda la corporación.
  • «El arquero se apunta a sí mismo y se dispara a sí mismo.»
  • Cuando se deja de pensar en uno mismo, una enorme carga desaparece de nuestras espaldas, porque nada hay tan pesado ―y tan frustrante― como sustentar el propio ego.
  • El principal problema de este mundo es que los tontos y los fanáticos siempre están seguros de ellos mismos, mientras que la gente inteligente anda llena de dudas.
  • Para el hombre que sólo tiene un martillo como herramienta, cada problema le parece un clavo.
  • Una acusada miopía espiritual hace que juzguemos a las personas según nuestros propios defectos.
  • La mayor de las victorias es tomar el control de los propios impulsos.
  • Cada crisis es una oportunidad de engrasar las herramientas personales y subir el listón de lo que somos capaces de hacer. La muerte es el no conflicto.
  • Las personas que son incapaces de ponerse en el lugar de los demás tropiezan una y otra vez con la misma piedra y nunca llegan a entender donde estaba el error
  • Cuando una persona se centra en aquello que está realizando, de repente desaparecen todas las fricciones y lo difícil se vuelve fácil.
  • La sociedad occidental se ha vuelto experta en crearse más problemas de los que tiene y desea. Mantener una vida complicada es una gran manera de evitar cambiarla.
  • Los grandes éxitos empresariales que aspiran a consolidarse se basan en ideas muy simples. Puro sentido común.
  • El zen no sólo entiende por riquezas los ceros que se acumulan en la cuenta bancaria, sino también el respeto que se gana entre sus trabajadores y el resultado global de su actividad.
  • De nosotros depende que el centro de trabajo sea un lugar en el que sólo sucede aquello que es previsible ―y a veces ni eso―, o un zendo en el que florecen las iniciativas y se ponen en común para la buena marcha de la empresa.

Y como cierre: «Algunas personas ven las cosas como son y se preguntan: ¿por qué? Otras sueñan en cosas que nunca han sido y se preguntan: ¿por qué no?»
George Bernard Shaw

Contenido relacionado:

2 comentarios to “El Zen de la empresa (1)”

  1. Yoriento Says:

    Hola Cesar,he puesto un enlace a este post porque he citado una narración de “El zen de la empresa”. Un saludo
    http://www.yoriento.com

  2. Yoriento Says:

    Hola Cesar,he puesto un enlace a este post porque he citado una narración de “El zen de la empresa”. Un saludo
    http://www.yoriento.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: