"Si el empleado no rinde, vigile a su jefe"

El jueves 14 de septiembre, Silvia Dvorak ha publicado en el periódico Cinco días un interesante artículo sobre el Absentismo emocional. Está basado en un estudio de Gallup realizado durante los últimos 25 años, en los que encuestaron a más de un millón de trabajadores y 80.000 gerentes, con resultados como el de que tan sólo el 20% de los empleados dan lo mejor de sí mismo cuando trabajan.

Y Silvia, con buen olfato periodístico, pregunta sobre este tema a un simpre interesante Juan Carlos Cubeiro, que dice cosas como estas:

“El coste de oportunidad de un empleado presente pero no implicado totalmente es muy elevado en términos de productividad y beneficios empresariales. Además, en la actualidad las compañías no se conforman con la mera ejecución de tareas, sino que piden a sus colaboradores innovación, trabajo en equipo y orgullo de pertenencia”.

Según Cuberio, ‘la solución no se encuentra en firmar convenios colectivos, sino en tomarse a las personas y sus valores en serio”. Y según Sivia, “cada vez más empresas buscan el compromiso de sus colaboradores más allá de los tradicionales factores extrínsecos al trabajo -sueldo, estatus, planes de pensiones- y responden a las necesidades motivacionales que mueven a sus colaboradores en su puesto -plan de carrera, clima de trabajo, conciliación vida personal y profesional-.”

Cubeiro explica que el superior inmediato es la persona mejor situada para detectar una ausencia emocional repetitiva o permanente. ‘Los síntomas se manifiestan en tres niveles: la gestión de sí mismo, con falta de confianza o de autocontrol a la hora de expresarse; la gestión de las relaciones con el entorno, menor atención a las necesidades del cliente o del resto del equipo; y falta de creatividad, menor receptividad a aquello que sucede a su alrededor y escasez de ideas’, añade.

Las políticas de motivación basadas exclusivamente en recompensas económicas funcionaron y funcionaran si se busca el simple acatamiento de tareas. El compromiso, la fidelidad y la pasión de los empleados, por el contrario, no se compran tan fácilmente.

Y en el artículo de Dvorak, tras Cubeiro, aparece Marcus Buckinghan, que indica que ‘El 70% de los empleados que abandonan su puesto de trabajo es por problemas con su jefe’, y da un consejo evidente: ‘Si un empleado no rinde, primero observa a su jefe’. Evaluar y mejorar la calidad de los gerentes se ha convertido en una pieza clave de la gestión de los recursos humanos.

Buckingham concluye que ‘el empleado eficiente podrá elegir una empresa por sus líderes carismáticos, la generosidad de sus beneficios o sus programas de formación, pero su tiempo de permanencia en ella y su productividad dependerán de la relación con su supervisor inmediato’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: