El Zen de la empresa (6): A problemas complicados, soluciones sencillas. Menos es más

El progreso es simple. Cualquier tonto puede hacer las cosas más grandes, más complejas, más violentas. Se necesita un toque de genio –y mucho valor- para avanzar en la dirección opuesta. Albert Einstein.

Uno de los pilares del Zen es: menos es más.

Simplifica tu vida.
Cuanto más reducido sea el número y tamaño de las posesiones materiales, más sencillo y económico te resultará ocuparte de ellas. Libérate de compromisos y obligaciones innecesarias para disponer de tiempo y poder hacer lo que realmente quieres.

Pon fin al trabajo no productivo
El trabajo no productivo es el tiempo que dedicamos a sacar punta a los lápices, limpiar el escritorio, hacer llamadas innecesarias, ir a por otra taza de café, organizar la agenda, hacer informes, reunir datos y otras ocupaciones que nos convencemos de que se tienen que hacer antes de dedicarnos al trabajo real. Una cierta cantidad de trabajo no productivo es necesario y no se puede evitar. Hay que eliminar el trabajo no productivo que se puede evitar.

Hay dos razones que explican el trabajo no productivo:

  1. No queremos hacer lo que tendríamos que estar haciendo.
  2. No tenemos nada que hacer, pero queremos aparentar estar ocupados.

En la actual era de la adicción al trabajo, las labores no productivas alcanzan un grado de complicación impensable. Es el fenómeno que hace que, en muchos casos, parezca imprescindible permanecer entre diez y doce horas en el trabajo.

Cuando el problema es uno mismo.
Séneca decía que No es porque las cosas sean difíciles que no nos atrevemos a hacerlas, es justamente porque no nos atrevemos que se vuelven difíciles.

Dirigir las culpas al exterior es una excelente forma de quedarse tranquilo, pero no ayuda a resolver el problema. Puesto que no podemos cambiar la coyuntura, la situación de la empresa, ni nuestros jefes, ¿qué tal si empezamos por nosotros mismos?

Para ello sólo hay que abrir los ojos. Si nos detenemos a observar aquello que hacemos bien, lo que hacemos a medias y lo que hacemos mal, encontraremos un campo inmenso de superación personal.

Contenido relacionado:

  1. El Zen de la empresa (1): Introducción
  2. El Zen de la empresa (2): trabajar aquí y ahora
  3. El Zen de la empresa (3): Cuanto más grande es el caos, más cerca está la solución
  4. El Zen de la empresa (4): la empresa con zendo – el jefe espiritual
  5. El Zen de la empresa (5): be water my friend, fluye sin fricciones

Vía: El zen de la empresa /Imagen: Stock.xchng

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: