Archive for 30 septiembre 2007

La cultura de la presencia frente a la de la eficiencia

Domingo 30 septiembre 2007

La cultura de la presencia, basada en horarios rígidos e inflexibles, merma la productividad y aumenta el absentismo.

La mayoría de organizaciones alberga la creencia de que ver a sus trabajadores sentados en sus sillas es sinónimo de productividad. Pero “esta cultura presencial”, basada en la “inflexibilidad y rigidez laboral, merma los resultados de las empresas y aumenta el absentismo de los empleados”, según los expertos en management. Lo que sí funciona es la “gestión de los colaboradores basada en la confianza mutua, que se materializa a través de la dirección por objetivos y la flexibilidad de horarios“.

En opinión de la coach Rosaria Simone, especializada en transformación sistémica para personas y organizaciones, “el primer paso para poder cambiar la cultura presencial es que exista voluntad por ambas partes de querer conversar sobre el asunto”. Para ello, “el empleado tiene que tratar de empatizar con su jefe, dejando de lado su actitud de víctima para exponer de forma proactiva y positiva sus sugerencias al respecto”.

Saber delegar

El esfuerzo del jefe“, por su parte, “radica en su capacidad de saber delegar, dando toda la autonomía posible para que sus colaboradores se desarrollen con libertad“, explica. “Está demostrado que liderar desde la confianza trae mayores recompensas que hacerlo desde la supervisión“, afirma Simone. Y es que “el líder, precisamente por su posición, es el responsable de crear, a través de la comunicación, relaciones humanas mejores, que a su vez generan resultados empresariales excelentes”.

A pesar de que existe unanimidad al respecto, “demasiadas compañías españolas están apegadas, por rutina e inercia, a la cultura de ver quién se va el último, postergando su vuelta a casa”, lamenta Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles. “Y lo lamentable es que este presentismo dificulta enormemente la necesaria conciliación entre vida personal, familiar y laboral de los trabajadores, provocándoles estrés y tensiones, lo que merma su calidad de vida y su rendimiento profesional“, apunta.

En su opinión, “en los países más avanzados de Europa, apenas se trabaja más allá de las cinco o las seis de la tarde y su productividad es mayor que la nuestra“. Así, aunque “la cultura de la presencia aumenta el absentismo físico -que en España ronda el 4,1% y tiene un coste de 652 millones de euros al año, según un informe de Pricewaterhouse Coopers-, también fomenta el absentismo emocional, que se podría definir como estar en el trabajo pero sin estar, algo difícil de cuantificar”. Y concluye: “El coste de la no conciliación siempre es superior al de la puesta en marcha de medidas que fomenten la racionalidad de los horarios y la flexibilidad laboral”.

A esta misma conclusión llegó en el año 2000 la multinacional DKV Seguros, que cuenta con 685 empleados en España. “Entonces apostamos por promover una cultura que fomentara el bienestar entre nuestros trabajadores, delegando en ellos la responsabilidad de ser dueños de su trabajo, lo que a posteriori revertió muy positivamente en su compromiso y, por ende, en su productividad”, explica su director de recursos humanos, Jorge Díez.

Ahora mismo, a través de la dirección por objetivos, además de poder entrar y salir cuando se quiera, dos tercios del grueso de la plantilla trabajan de ocho a tres, mientras que el otro tercio restante lo hace de ocho a una y de tres a siete. Este horario se mantiene durante dos semanas; luego se rota. “Al principio fue complicado de lidiar, pero poco a poco se ha ido creando una cultura basada en la confianza mutua y la flexibilidad”, sostiene Díez. Y lo cierto es que funciona: en la última encuesta de clima laboral, el 78% de los trabajadores se mostró satisfecho con sus condiciones laborales.

—– Contenidos relacionados —–

Vía: El País / Imagen: Stock.xchng

Anuncios

La Ley de Igualdad amplía la flexibilidad del Plan Concilia a la empresa privada

Viernes 28 septiembre 2007

La Ley de Igualdad pretende evitar la discriminación de la mujer en todos los ámbitos de la vida civil, no solo en el laboral. Para ello, entre otros aspectos, regula ciertas circunstancias que posibilitan una mayor conciliación entre la vida personal, familiar y laboral de ambos sexos, previo acuerdo con el empresario.

Con este afán, la Ley de Igualdad desarrolla el Plan Concilia 2006 que favorecía la flexibilidad en el empleo público pero que manifestaba un agravio comparativo respecto del trabajador privado. La nueva Ley supone un avance para la conciliación laboral de ambos sectores.

Establece preceptos como:

  • La ampliación del permiso de paternidad en 13 días ininterrumpidos acumulables a los 2 días que ya contemplaba la legislación anterior -en total son 15 días de permiso-.
  • El permiso por lactancia se mantiene en una hora diaria, pero la mujer puede acumularlo ahora en jornadas completas, previo acuerdo con el empresario o a través de la negociación colectiva.
  • La reducción de jornada para el cuidado de los hijos se podrá disfrutar hasta que los menores cumplan 8 años -antes eran 6- y el periodo mínimo de reducción queda ahora fijado en un octavo de la jornada ordinaria -antes era un tercio-.

—– Contenidos relacionados —–

Anita Roddick y la responsabilidad social corporativa

Martes 25 septiembre 2007

Hace unas semanas nos dejó Anita Roddick, fundadora de The Body Shop, tras dedicar los últimos años de su vida a difundir una manera diferente de hacer negocios. Roddick defendió la responsabilidad social de las empresas mucho antes de que se convirtiera en una moda, mostrando que las convicciones personales podían alimentar, más que dificultar, el éxito empresarial.

“Como empresaria -decía-, no se trata de elegir entre ganar dinero o no ganarlo. ¡Claro que quiero ganar dinero! La pregunta es: ¿merece la pena ganar un poco menos, y conseguir muchas otras cosas a cambio?”. No se puede definir más claramente la responsabilidad social corporativa.

“Aquellas empresas que tienen éxito y sus responsables -afirmaba- tienen la obligación moral de luchar por un mundo mejor”. Para ella, la responsabilidad social corporativa no era una mera declaración de intenciones o una campaña publicitaria”.

En un artículo de Financial Times escribió: “Los empresarios son intrusos. Son personas que imaginan las cosas como podrían ser, no como son, y tienen en sus manos las riendas para cambiar el mundo. Todas ellas son cualidades que no enseñan las escuelas de negocios”.

8 claves para enfrentarte a tu miedo

Martes 25 septiembre 2007

Nuestra propia mente es la mayor aliada del miedo, pero a la vez es la mejor herramienta para desarmarlo.

La revista Mente Sana hace una interesante reseña sobre el nuevo libro de José Antonio Marina, Anatomía del miedo, en la que nos da las claves para enfrentarnos con éxito a nuestros miedos.

1) Distingue los miedos

El primer paso es no confundir los miedos amigos con los miedos enemigos. Los miedos amigos te advierten del peligro para que te pongas a salvo, para que te libres de la amenaza y no para que caigas en sus manos. Los miedos amigos te preparan para enfrentarte a una situación determinada. Por el contrario, los miedos enemigos te disuaden de que luches y además, te debilitan y desaniman.

2) Tú no eres tu miedo

Debes tener en cuenta que el miedo tiene sus artimañas. Una de las más insidiosas, cuyo fin es debilitar nuestra fuerza, es que nos identifiquemos con él y nos sintamos avergonzados. Cuando asumimos nuestros miedos como un rasgo negativo de nuestra personalidad, nos condenamos al silencio, al secretismo y como consecuencia de esto, no buscamos ayuda. Tienes que pedir el mismo respeto por tus miedos que por tus dolencias físicas.

3) No colabores con él

Además de esconderlos, también tendemos a alimentar nuestros miedos. Todos podemos ser colaboracionistas sin darnos cuenta; el miedo es invasor y como tal tiende a hundir o anular a quien lo padece. Puede apoderarse de la conciencia entera del sujeto y alterar sus relaciones. Conviene que lo aísles de tu dinamismo mental. No intentes justificarlo. No puedes decir:” Hoy no voy a esa reunión porque va a ser aburrida”, cuando deberías reconocer:” No voy porque me da miedo la gente”. No puedes decir: “No vale la pena reclamar una cosa tan boba”, cuando en el fondo lo que estás pensando es que no sabes cómo hacerlo o no te atreves.

4) Adopta una posición activa

Una vez que son conscientes, debes declarar la guerra a los miedos enemigos que han invadido tu intimidad. Hay que movilizarse, afrontarlos activamente. Tienes varias opciones para hacerlo.

5) Fortalece tu cuerpo

La solución para luchar contra el miedo es disminuir el peligro o aumentar los recursos personales. En primer lugar, tienes que preparar tu organismo para la batalla. El miedo emerge de la biología, aunque tiene también otras causas. Está demostrado que el ejercicio físico es un antídoto contra las sensaciones que provienen de él. Entre otras virtudes, el ejercicio aumenta la tolerancia al esfuerzo. No olvides que las personas con tendencia a la angustia suelen eludir el ejercicio físico.

6) Sé tu propio entrenador

Los entrenadores saben muy bien que el atleta debe animarse a sí mismo antes de realizar un ejercicio o hacer un esfuerzo. Y los terapeutas más ilustres insisten en preguntar a sus pacientes qué piensan de la terapia que reciben. Saben que una actitud displicente o unos comentarios desagradables van a limitar la eficacia del tratamiento.

7) Debilita a tu enemigo

Critica las creencias en que se basa el miedo. Desenmascara sus jugadas de farol. Búrlate de él. Desarrolla el sentido del humor para desactivarlo. Aprovecha todo lo que sabes para hacerle daño. Tienes que convencerte de que no es tan imponente. Exponte gradualmente al miedo.

8) Busca buenos aliados

Es difícil combatir el miedo solo; y si éste es patológico, imposible. Busca consejo y ayuda de personas competentes. Busca también a quien pueda darte ánimo cuando estés desalentado. Las redes de apoyo afectivo son la mejor solución a muchos de nuestros problemas, incluido el miedo.

Diez secretos para evitar los coqueteos del empleado con la competencia

Jueves 20 septiembre 2007

Antes, los trabajadores luchaban por mejorar sus condiciones dentro de una empresa. Ahora, parece más fácil pasarse al bando rival, con la consiguiente pérdida de talento y de tiempo invertido en su formación.

El desafío de una empresa del siglo XXI no se limita sólo a conseguir clientes, sino también a atraer y retener a los trabajadores más jóvenes.

Promesas incumplidas, jefes autoritarios, ausencia de posibilidades de promoción interna… Son muchos los motivos por los que las nuevas generaciones pueden abandonar una empresa.

Cada empresa puede optar por la política de recursos humanos que más le convenga, pero tiene que tener claro que la época del ordeno y mando pertenece al siglo pasado y que los jóvenes “no esperan un estilo de liderazgo de obediencia ciega”, apunta Camilla Hillier-Fry, directora de PeopleMatters. La flexibilidad laboral y el teletrabajo son dos caminos a explorar.

Guía práctica para no perder trabajadores con talento:

1. Promover la equidad interna y vincular la retribución al desempeño particular, fijando criterios objetivos.

2. La compensación, además de competitiva, tiene que adaptarse a los jóvenes, que suelen preferir un coche a un seguro de vida.

3. La carrera profesional tiene que contar con itinerarios que fomenten la promoción interna. Dar autonomía también ayuda.

4. Mantener el interés de un puesto de trabajo asignando nuevos retos y responsabilidades.

5. Fomentar la formación y no confiar en que un empleado se quedará en la empresa de por vida.

6. Aunque la movilidad en España no es muy popular, hay empleados que valoran positivamente la posibilidad de trabajar en el extranjero por un tiempo.

7. El sueldo no lo es todo en un trabajo, por lo que es necesario fomentar una cultura en la empresa que reconozca de algún modo el esfuerzo personal.

8. Frente a un modelo más competitivo, se ha impuesto un sistema de colaboración entre compañeros para aumentar la productividad de los empleados.

9. Los nuevos estilos de vida exigen políticas laborales más flexibles. Unos optan por horarios libres y otros prefieren el teletrabajo.

10. Las empresas no sólo tienen que hacer marca frente a sus clientes, sino también ante potenciales empleados.

—– Contenidos relacionados —–

Vía: Expansión / Imagen: Stock.xchng

Decálogo para la innovación

Miércoles 19 septiembre 2007

José María Zabala, director general de la Asesoría Industrial Zabala, plantea en Expansión que debemos asumir la innovación como una inversión de la empresa. Para ello, indica diez buenas prácticas que puede aplicar cualquier empresa, aunque sea pequeña o mediana:

1. Integrar la Innovación en la estrategia general de la empresa. La Innovación redunda en beneficio de su productividad y se convierte en el factor clave de la competitividad de las organizaciones.

2. Asumir el proceso innovador desde la propia Dirección. La gerencia debe invertir tiempo a la Innovación y poner todos los medios para vigilarla, protegerla, incentivarla y controlarla.

3. Innovar siempre pensando en el mercado. La Innovación parte de la identificación de las necesidades del mercado. Sólo tiene sentido en la medida en que consigue satisfacerlas.

4. Enfrentarse al riesgo. Es necesaria una fuerte convicción para ir contra corriente. Sin riesgo no hay fracaso, pero tampoco éxito alguno. Hay que ser flexible y abierto al cambio. Ser arriesgado no debe implicar ser imprudente.

5 . Delegar y concentrarse en el propio “saber hacer”. La gerencia debe participar en el qué se va a hacer y en el para qué. Dejar el cómo en manos de los expertos. Contratar a especialistas sale más barato.

6. Innovar sí, pero planificadamente. Definir presupuestos en función de los objetivos. Hacer vigilancia tecnológica, elaborar un análisis del estado de la situación y exigir resultados en plazos razonables (ni a corto plazo ni con demasiado retraso).

7. Formalizar las ideas en proyectos de innovación. Los proyectos son herramientas que permiten desarrollar una estrategia de innovación. Sólo a través de ellos se puede optar a ayudas e incentivos económicos. Deben apoyarse en tres pilares básicos: técnico, comercial y financiero.

8 . Cooperar al máximo junto a empresas y organismos de investigación. En materia de Innovación, uno más uno es mucho más que dos. Colaborar con Centros Tecnológicos y universidades, a través de contratos que transfieran conocimiento. Cooperar con empresas que complementen la actividad de la propia compañía.

9. Destinar recursos materiales y humanos razonables. Hay que dedicar personal capacitado para aportar ideas y para captar las buenas iniciativas de los demás.

10. Afrontar el futuro integrando la Cultura de la Innovación en la empresa. La Innovación, junto a la cooperación y la internacionalización, son las claves del siglo XXI. Sólo a través de una economía basada en el Conocimiento será posible afrontar los retos de un mercado globalizado.

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

Los 6 pasos de la delegación eficaz

Sábado 15 septiembre 2007

En Los 10 pecados capitales del jefe avanzaba que “para mandar, hay que saber delegar. La esencia del mando radica en la delegación de funciones y tareas a un tercero, al que se le debe proporcionar las herramientas adecuadas y al que se controla y evalúa”.

Y el VII Informe Radstad. El talento ante el jefe y sus encargos, va más allá y nos recuerda que el saber delegar es una de las facetas que más aprecian los colaboradores de sus responsables.

Dándole vueltas a ese tema, he recuperado un libro que leí hace años, titulado If you want it done right, you don´t have to do it yourself: the power of effective delegation (Si quieres que algo esté bien hecho, no necesitas hacerlo tú mismo: el poder la delegación efectiva), de la psicóloga Donna M. Genett. En él, se detallaban los 6 pasos de la delegación eficaz, que según su autora, son:

1. Definir los resultados esperados: prepararse con antelación para tener claro qué se quiere.

2. Definir claramente y explicar cada tarea. Ser muy específico. Pedir a la persona a la que se le delega que repita la información para garantizar que la ha entendido perfectamente.

3. Determinar los plazos temporales en los que se debe completar la tarea.

4. Definir los niveles de autoridad que la persona puede emplear en su tarea: Hacer recomendaciones, Informar y poner en marcha, y Actuar.

5. Establecer controles periódicos para reunirse con la persona que ha recibido el trabajo y analizar los progresos y ofrecer pautas si fuera necesario. Programe estas reuniones con cierta frecuencia al principio, para hacerlas más esporádicas a medida que la tarea esté bajo control.

6. Convocar una sesión de revisión para comentar lo que ha funcionado bien, lo que se podría mejorar y lo que se ha aprendido.

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

Marca o precio, el eterno dilema que soluciona Kotler

Sábado 15 septiembre 2007

Philip Kotler, el padre del marketing moderno, suele decir en sus presentaciones:

1. El marketing es el arte de construir marcas.

2. Si no eres una marca, eres una materia prima, un producto básico (commodity).

3. Entonces el precio lo es todo, y el único ganador será el que produzca a menor precio.

—– Contenidos relacionados —–

Los 10 pecados capitales del jefe

Miércoles 12 septiembre 2007

“Toda organización precisa de una compleja cadena jerárquica para funcionar y la calidad de los jefes determinará su eficacia y viabilidad”. Así empieza Manuel Pimentel un excelente artículo en Cinco Días en el que resume el libro Los 10 pecados capitales del jefe, del autor Leo Farachede.

¿Cuáles son los 10 pecados capitales de los que todo jefe debe alejarse?

1. Que el jefe no ejerza como tal. Que no mande, o que, mande demasiado. Por el conocido principio de Peter de que todos ascendemos hasta alcanzar nuestro máximo nivel de incompetencia, muchos de los que fueron eficaces compañeros degeneran al alcanzar puestos de mayor responsabilidad para convertirse en malos jefes. Para mandar, hay que saber delegar. La esencia del mando radica en la delegación de funciones y tareas a un tercero, al que debe proporcionarle las herramientas adecuadas y al que controla y evalúa. Cuando un jefe no manda, la indecisión comienza a rodar hacia abajo para convertirse en una gran bola de nieve con mezcla de incertidumbre, tedio y desmotivación.

2. Que el jefe mande, pero no lidere. Tomar decisiones, pero ser incapaz de convertirlas en algo que los demás compartan. Existen jefes que parecen empeñados en distanciarse de sus subordinados, lo que hace imposible su liderazgo. Una de las características del líder es su capacidad para crear un equipo. Consigue que el conjunto esté por encima de la suma de las individualidades.

3. El jefe es muy prepotente.

4. Oír pero no escuchar. Escuchar lo que no se quiere oír es incómodo, difícil, pero necesario. El buen jefe que sabe escuchar obtiene valiosa información que le hace cuestionarse decisiones y formas de funcionamiento: tendrá más probabilidades de acierto. No escuchar mata. La empresa que no escucha a sus trabajadores, proveedores y clientes, muere.

5. Peder el control. Ya escribió Albert Einstein que dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás: es la única manera.

6. Anteponer los resultados concretos a hacer las cosas bien. Transmitir que uno quiere hacer las cosas bien, tiene mucho más fundamento que definir el objetivo en una cifra nominal e imponérselo a los demás. En la carrera por la calidad no existe línea de meta, nos recuerda Kearns.

7. No despedir a los empleados o directivos perjudiciales.

8. No pensar antes que nada en los clientes. Aunque todas las empresas dicen orientarse al cliente, el jefe es, en muchas ocasiones, el principal entorpecedor de este noble propósito.

9. Tener miedo, o dividir. El miedo paraliza a las personas y organizaciones. Y, lo que es aún más grave, el miedo a los posibles competidores internos obsesiona a los malos jefes, más pendientes de sobrevivir que de la eficacia de su gestión.

10. Ser injusto. Justicia es el deber de dar a cada cual lo suyo, tarea nada fácil en el seno de una empresa.

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

II Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles

Lunes 10 septiembre 2007

Los días 6 y 7 de noviembre, tendrá lugar en la Universidad San Pablo-CEU el II Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles, que estará dedicado a “Horarios, conciliación y productividad”.

El Congreso está organizado por la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles. Su director, Ignacio Buquera, defiende la necesidad de unos horarios racionales. El objetivo de ello es:

  • Conciliar nuestra vida personal, familiar y laboral
  • Hacer factible la igualdad
  • Mejorar nuestra calidad de vida
  • Dormir el tiempo suficiente
  • Favorecer la salud
  • Aumentar la productividad
  • Disminuir la siniestralidad
  • Apoyar el rendimiento escolar
  • Facilitar la globalización
  • y en definitiva, dar mayor valor al tiempo.

Todo esto pasa, por racionalizar nuestros horarios, hacerlos más humanos, más europeos.

Puedes ver el preavance de programa del II Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios en este enlace.

El ambiente laboral retiene mucho más que el salario

Domingo 9 septiembre 2007

Según el Estudio Anual Cátenon de Satisfacción Laboral y Calidad de Vida 2007 lo que más retiene a los españoles en su puesto de trabajo, es el ambiente laboral, seguido de la responsabilidad del puesto que desempeñan, el reconocimiento que tienen dentro de la empresa y el sentirse bien pagado. De esta forma, es el ambiente laboral, frente a otros condicionamientos como el sueldo, lo que verdaderamente termina reteniendo al profesional.

Por otra parte el 75% de los españoles renunciarían a parte de su sueldo para mejorar su calidad de vida, algo que nos lleva directamente a la conciliación de la vida personal y profesional

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

Perder el miedo a innovar, para ser competitivo

Martes 4 septiembre 2007

Este año, Expomanagement ha traído algunas gratas sorpresas. Una de las principales fueron las jornadas sobre creatividad e innovación.

Allí, Juan Mulet, director general de la Fundación Cotet explicó que no es lo mismo innovar que inventar. “La innovación es todo cambio basado en conocimiento y que genera valor“. Pero también, “innovar es crear riqueza a partir de un invento“.

Carlos López Blanco, vicepresidente de la Fundación Bankinter, indicó que las empresas se gastan el dinero que destinan a la innovación en productos. Y eso, en su opinión, es un error. Virgin no tiene ningún producto y es una marca innovadora. El Lexus de Toyota no ha inventado nada, pero es un coche innovador. Dell no ha inventado los ordenadores, pero tiene un innovador modelo de negocio. “La innovación no está en el producto, sino en la cadena de valor“.

Empresas como Disney, Xerox, Nokia o Cirque du Soleil están ideando constantemente modelos de negocio, de gestión o nuevos nichos de mercado. La creatividad va más allá del simple departamento de investigación y desarrollo o del de marketing. Impregna su cultura empresarial, su forma de hacer las cosas.

Douraid Zagohuani, director de Xerox del norte y sur de Europa, comentó que Xerox no le tiene miedo a crear, a ensayar, a probar. Les gusta. “Para nosotros la innovación tiene que ver con la forma que tenemos de trabajar, no es un hecho aislado”. Y una de las herramientas que favorece este proceso de creación es la diversidad“que permite captar constantemente ideas”, afirmó Zagohuani.

Michael Eisner, ex presidente de Walt Disney, reconoció que “es necesario inspirar ideas para alcanzar el éxito en cualquier negocio, pero las ideas no surgen por sí mismas. Hay que crear el clima para que surjan y se necesita trabajar sobre ellas”, añadió. Según Eisner, uno de los papeles del nuevo líder debe ser apoyar la creatividad.

Es difícil ser creativo de manera aislada e individual. Las mejores ideas suelen fluir de los equipos. Así lo explicó Lyn Heward, productora ejecutiva de Cirque du Soleil. “Las ideas buenas surgen en cualquier parte, pero tiene que estar involucrado todo el grupo de trabajo para ponerlas en marcha.”

Mariana Ferrari, consultora en marketing, defendió que en las organizaciones “hay que premiar a la gente que tenga ideas, aunque éstas luego no funcionen”. Lo peor que puede suceder es tenerle miedo a innovar, a los cambios.

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

¿En qué consiste innovar?

Martes 4 septiembre 2007

Hace unos meses la Fundación de la Innovación Bankinter trajo a Madrid a Larry Keeley, consejero delegado de la consultora Doblin Group para hablar de I+D+i. Aquí van algunas de las perlas que dijo:

– “Las empresas están obsesionadas con crear nuevos productos y así creen que innovan, cuando la clave está en aplicar de manera inteligente lo que ya existe“.

– “Para innovar, no importa quién inventó la bombilla, sino saber cómo encenderla. Fíjense en Helsinki, una ciudad que durante la mayor parte del año no tiene luz. Hace años decidieron contratar un sistema de iluminación mediante el que sus edificios proyectan una luz para que la piel genere vitamina D y las calles tienen sensores que detectan la presencia humana. ¡Y no han inventado nada!”

– “Innovar es duro: el 95,5% de las veces los esfuerzos no sirven para nada y sólo conducen a un sitio: el fracaso. ¡Abandonen de una vez el brainstorming! Utilicen la disciplina por encima de la creatividad, porque innovar no es un juego. Es algo brutalmente frustante. De los 10.000 productos inventados en los últimos años, menos del 2% generan más del 90% del valor.”

Mark Ciccone, miembro del Monitor Network Team, también comentó cosas como:

– “La innovación es tan importante porque hace crecer las ventas, porque atrae a los mejores talentos jóvenes, porque es la que capta las mejores ideas por parte de los proveedores -siempre les gusta estar asociados al ganador-, aporta algo nuevo al mercado y consigue una prima para los accionistas de entre un 5 y un 10%”.

– “Erróneamente, el 74% de los consejeros delegados definen la innovación como “hacer las cosas de forma diferente””.

—– Contenidos relacionados —–