Archive for the ‘downshift’ Category

Aplicación práctica de la Ley de Igualdad en la empresa

Viernes 15 junio 2007

El próximo miércoles 20 de junio, el Círculo de Alumnos y Profesores (CAP) de IDE-CESEM y El Derecho Editores, organizan una conferencia sobre la Aplicación práctica de la Ley de Igualdad en la empresa.

Entre los ponentes, se encuentran Juan Antonio Linares, socio del área laboral de Cuatrecasas Abogados, que explicará la importancia de la ley y sus principales repercusiones para la empresa, y Patricia Aragón, directora de proyectos de Concilia, que analizará el diseño, puesta en marcha y realización de un plan de igualdad en la empresa.

La conferencia empezará a las 19:30 h. en la sede de IDE-CESEM (Pº General Martínez Campos, 46 – Madrid). Para asistir, hay que confirmar la asistencia en el teléfono 91 310 51 80 o en el e-mail circulo@ide-cesem.com

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

Anuncios

Simplifica tu vida y céntrate en lo que de verdad importa

Jueves 31 mayo 2007

Linda Breen Pierce ha escrito una interesante entrada en su blog Free from 9 to 5, llamada Recipe for simplicity. Estos son algunos de los puntos que más me han gustado, que aunque son algo radicales, reflejan una reflexión interesante:

No metas en tu casa ningún objeto material salvo que lo desees intensamente y estés dispuesto a tenerlo hasta que sea irreparable. Tenemos demasiadas cosas que nos invaden. El tiempo que perdemos en comprar, mantener, asegurar, almacenar y deshacernos de los objetos nos absorbe una gran energía vital.

Limita tu trabajo fuera de casa a 30 horas a la semana, 20 si eres padre/madre. este punto es interesante, pero complicado en un buen número de casos -es cuestión de prioridades-. Mi mujer lo tuvo claro cuando tuvimos nuestra segunda hija y calculó que con 25 horas a la semana podía desarrollar una labor profesional atendiendo bien a nuestras hijas. Y así lo hace desde hace años.

Selecciona una casa y un trabajo quee no estén a más de 30 minutos uno de otro. Personalmente, creo que la casa hay que elegirla teniendo claro dónde y cómo quieres vivir. Los trabajos cambian, van y vienen. La calidad de vida de tu hogar y entorno, no es negociable. En las grandes ciudades esto es un lujo -yo tardo 15 minutos, viviendo en Madrid-, pero fuera de las megaurbes, esto es algo habitual.

Pasa al menos una hora a la semana en un entorno natural, alejado de la multitud, el tráfico y los edificios. Creo que una hora es poco tiempo, y lo ideal es pasar al menos una hora al día, o si te es posible, que tu vivienda esté en un entorno natural.

Haz aquello que mejor te funcione para encontrar el sentido espiritual a tu vida: escribe -un blog es una opción-, medita, reza, lee, etc. La simplicidad lleva a la espiritualidad, y la espiritualidad lleva a la simplicidad. Practica la soledad y el silencio unos 30 minutos al día. Tu espiritualidad evolucionará de forma natural.

Practica el “no”. Di no a aquellas cosas que no te proporcionan paz y satisfacción interior, aunque sean cosas materiales, más responsabilidades o actividades sociales. Vigila tu tiempo y energia: son recursos limitados.

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

El 70% de las Comunidades Autónomas no dan ayudas directas para excedencias por cuidado de hijos ni para guardería

Jueves 12 abril 2007

El Instituto de Política Familiar (IPF) denuncia que tres de cada cuatro comunidades autónomas, un 70%, no dan ayudas directas para excedencias por cuidado de hijos ni para guardería, según una de las conclusiones de su informe ‘Las ayudas a las familias en la comunidades autónomas’, que será presentado hoy en Madrid.

El trabajo revela que tan sólo cinco comunidades (el 30%) dan ayudas para pedir excedencia por cuidado de hijos pequeños, con una cantidad media de 310 euros mensuales. Así, Baleares, Navarra y País Vasco dan ayuda universal para pedir excedencia, mientras que Castilla y León y La Rioja dan ayuda, pero limitada por renta.

Las cantidades van desde los 180 euros al mes en Baleares a los 330 euros de Navarra y 555 euros en Castilla León (pero ésta limitada por renta).

Por otra parte, dos de cada tres comunidades (64%) no dan ayudas para guarderías. En este sentido, Castilla y León, Madrid y Baleares dan ayudas directas (entre 300 y 1.045 euros al año) y Canarias, Valencia y Murcia conceden deducciones fiscales por guardería (entre 180 y 300 euros anuales). Las demás no dan ninguna ayuda.

Con todo, según declaró a Europa Press el presidente del IPF, Eduardo Hertfelder de Aldecoa, “las comunidades autónomas no apoyan la conciliación de la vida laboral y familiar”, hecho ante el que el IPF propone, entre otras medidas, una “ayuda universal para pedir excedencia y/o reducción de jornada para cuidado de hijos independiente del cónyuge que lo solicite, una ayuda universal a familias que atiendan a familiares mayores en su hogar de 3.000 euros anuales y una ayuda universal mensual para guarderías para hijos menores de 3 años de 150 euros mensuales”.

– Contenidos relacionados:

Vía: Europa Press

Plan Concilia

Miércoles 28 marzo 2007

El plan integral de conciliación de la vida personal y laboral en la Administración, en vigor desde enero 2006, incluye las siguientes iniciativas:

  1. Salir a las 18 horas como muy tarde.
  2. Diez días de permiso de paternidad.
  3. El derecho a acumular vacaciones al permiso de maternidad, lactancia y paternidad.
  4. Ampliación de la baja maternidad.
  5. Reducción de jornada para padres con hijos menores de 12 años.
  6. Horarios más flexibles.
  7. Reducción de jornada un 50% durante un mes para atender a un familiar enfermo.
  8. Ampliación a tres años el periodo máximo de excedencia.
  9. Permiso retribuido de dos meses para la adopción.
  10. Formación continua durante los permisos de maternidad, paternidad, así como otras excedencias por motivos familiares.
  11. Formación continua durante los permisos de maternidad, paternidad, así como otras excedencias por motivos familiares.

Contenidos relacionados:

Adiós supermadres, bienvenido downshift

Viernes 9 marzo 2007

El equilibrio entre la vida profesional, familiar y personal puede dejar de ser un tópico si la flexibilidad se hace un hueco en las empresas.

Es un término tan usado, que ya parece gastado. Antes incluso de que se haga realidad. La conciliación familiar y laboral todavía no se ha hecho efectiva y, según los expertos, la clave está en que la flexibilidad se haga un hueco en las empresas.

El 25 por ciento de las empresas españolas siguen siendo ‘muy rígidas’ a la hora de flexibilizar sus horarios laborales.

Esto fue lo que señalaron los expertos participantes en la II Jornada Nacional sobre Flexibilidad, celebrada en Oviedo y organizada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y Comunicación de Valor Añadido (CVA).

Allí se hicieron públicos los resultados del flexímetro, un estudio que mide el nivel de implantación de las políticas de conciliación entre una muestra de 1.420 empresas.

Según el estudio, un tercio de éstas se consideran ‘bastante flexibles’, aunque hasta hace aproximadamente seis años no consideraban la conciliación de horarios como una política ‘competitiva’.

Amparo Valcarce, apuntó que “los horarios de trabajo ya no están pensados para responder a la actual estructura social. Es hora de que esto comience a cambiar”.

De ahí que una nueva filosofía de vida esté cobrando fuerza en Europa: el downshift.

Cansados de la vida materialista y de los días interminables al amparo del techo de la oficina, los downshifters han llegado a la conclusión de que no compensa trabajar tantas horas porque lo que se obtiene a cambio es difícil de disfrutar.

Según este nuevo fenómeno social, no hay dinero ni ascensos que compensen el tiempo no ocupado en otras actividades. Así, el downshift se convierte en una solución que consiste en llevar una existencia moderada, sin gastos adicionales que supongan trabajar de sol a sol. Desde 1997, hay doce millones de downshifters en Europa.

Estrategias de persuasión
Según Asunción Velasco, socia de CVA y responsable del informe, “España es el país con la jornada laboral más larga –uno de cada siete empleados sale del trabajo después de las 19 horas– y sin embargo es el menos productivo de la OCDE. Es evidente que algo falla“.

La flexibilidad es el único camino para atraer el talento a la empresa. La secretaria de Estado de Asuntos Sociales, Amparo Valcarce, aseguró que “la flexibilidad es un instrumento necesario para tener competitividad y productividad, pero también para responder a los nuevos retos de una sociedad avanzada como la española”.

Y añadió, “los trabajadores de nuestro tiempo ya no responden a los mismos estímulos laborales que los del pasado: salarios, sí; pero también tiempo o incentivos formativos…

El dilema de las supermadres
El director del Departamento de Recursos Humanos de Esade, Carlos Obeso, resaltó que casi la mitad de los convenios penalizan la conciliación: “El 45 por ciento de los trabajadores encuestados asegura que su empresa sí tiene políticas de conciliación, pero no las utiliza por miedo a las represalias”.

En el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, la conciliación familiar continúa siendo un asunto femenino.

Obeso destacó el riesgo de que la incorporación de la mujer al mundo laboral sufra una vuelta atrás, “ya que el trabajo de la mujer continúa siendo subsidiario al del hombre”.

La era de las supermadres toca a su fin. Según los expertos, ese ritmo es insostenible. Un ejemplo: en 2003, las madres trabajadoras dedicaron a sus hijos una hora más a la semana que las amas de casa en 1975.

Así, en algunos lugares, muchas trabajadoras de clase media-alta ya han iniciado un éxodo laboral para ser madres a tiempo completo.

Por ejemplo, el porcentaje de norteamericanas en el engranaje empresarial ha saltado del 29 por ciento de 1950 al 60,3 por ciento de 2000, para después desinflarse.

Actualmente ronda el 59,3 por ciento, frente al 73 por ciento de los hombres. Este descenso preocupa a las autoridades políticas y económicas, ya que podría mermar el potencial de crecimiento económico del país.

La conquista del ocio
El mercado laboral actual ha unido a tres generaciones muy distintas entre sí: la que considera el trabajo como el pilar fundamental de su vida; la que intenta conciliarlo con su vida familiar; y la que acaba de salir de la universidad y ha sido educada en un mundo gobernado por el ocio.

Carlos Obeso, explicó que “viene una generación socializada en el ocio: ya no existe esa dedicación por el trabajo ni ese ‘corporativismo’. Las nuevas generaciones quieren más tiempo para dedicarlo al ocio“.

Por eso, el equilibrio entre la vida laboral y la personal es cada vez más la estrategia diferenciadora entre las compañías.

Contenidos relacionados:

Vía: Expansión & Empleo / Imagen: Stock.xchng

La importancia del "salario emocional"

Viernes 27 octubre 2006

Paco Muro -es decir, Otto Walter-, además de escribir libros interesantes -véase El pez que no quiso evolucionar e Ir o no ir, hacia el compromiso de vivir y trabajar con calidadedita todos los años un estudio atractivo sobre las relaciones laborales. El último, que presentó ayer a los medios, se llama ¿Qué nos quita las ganas de seguir trabajando?

La principal razón que lleva a un profesional cualificado a permanecer o abandonar una empresa es el ‘salario emocional’, por delante de muchos otros factores, según se desprende de las conclusiones de este estudio. Es decir, las razones que llevan hoy día a los profesionales cualificados españoles del mundo empresarial a permanecer en una compañía o abandonarla son fundamentalmente de tipo emocional.

La justicia y la coherencia dentro de la empresa, la calidad de dirección de negocio y de personas, y una buena relación con el jefe y los compañeros, es decir, un clima laboral adecuado, son las razones que esgrimen los más de 1.300 profesionales encuestados para este estudio como las principales causas para marcharse a otra empresa.

Según los resultados del estudio, el factor que predomina por encima de todo son las posibilidades de desarrollo que ofrece la propia empresa para sus empleados, seguido por sentir que la empresa “tiene un buen proyecto”, es decir, que “mi trabajo sirve para algo”, afirma Muro.

En este sentido Muro señala que “la gente no cambia de empresa, cambia de jefe”. “Es muy importante sentir que tienes un jefe competente, que sabe dirigir la empresa y las personas”, explica.

Es decir, los profesionales buscan en primer lugar, trabajar para una empresa y un proyecto interesante, y que su trabajo valga para algo. Por ello “necesitan creer en la dirección de la empresa y desarrollar su trabajo en un clima laboral adecuado”, concluyó Muro.

“El humanizar a las empresas y dar más importancia a las relaciones y a la calidad de dirección sólo puede ser bueno para la productividad y la competitividad”, agregó.

En conclusión, para lograr retener talentos la única ‘receta’ eficaz es, en palabras de Muro, “lograr un entorno exigente, eficaz y positivo”. “Y eso sólo se consigue si se cuidan todos estos aspectos”.

Algo sobre mí

Miércoles 9 noviembre 2005

Hola, soy César Alonso Peña y vivo en Madrid (España). Me dedico al mundo de la comunicación y el marketing de forma profesional desde 1995 y en este tiempo he trabajado en medios de comunicación, productoras audiovisuales, agencias de comunicación y publicidad, y gabinetes de comunicación de grandes empresas.

Entre mis clientes a los que he prestado servicios de comunicación y marketing, están Walt Disney, General Motors, NH Hoteles, Coca-Cola, El Corte Inglés, Banco de Sabadell u Osborne.

Desde el año 2000 me he especializado en la comunicación del sector seguros y salud, investigando muy especialmente sobre la comunicación digital y la comunicación interna.

Compatibilizo mi trabajo diario con otras actividades profesionales como impartir cursos (P.e. Centro de estudios Adams, Universidad de Salamanca) y la escritura de libros y artículos especializados.

Os recomiendo leer el libro ¿Qué hacer cuando el marketing se transforma en un campo de minas?, con casos de la Harvard Business Review. No tanto porque haya colaborado en él sino porque contiene los pensamientos precisos de grandes estrategas con los que tengo la suerte de compartir algo más que la profesión, como Fernando Trías de Bes, profesor de ESADE y coautor de La buena suerte, Pedro Antonio García López, Director de Comunicación de Coca Cola, Antonio Núñez, Director de Estrategia de Saatchi & Saatchi, o Fernando Natera, Director de Comunicación e Imagen de PricewaterhouseCoopers

Si quieres hacerme llegar cualquier comentario o idea, no dudes en hacerlo en cesaralonsoweb@gmail.com o a través de:

Ver perfil profesional de César Alonso Peña en LinkedIn Ver perfil profesional de César Alonso Peña en XING Perfil de Facebook de César Alonso Peña

—– Contenidos relacionados —–

No siempre ‘más rápido’ significa ‘mejor’

Jueves 20 octubre 2005

Carl Honoré, autor de ‘El elogio de la lentitud’, escribe en el boletín In&Out de ESADE sobre el movimiento mundial que ha fundado. La base de su filosofía es la siguiente:

En nuestro mundo acelerado, en el que nos falta tiempo, todos sentimos la presión de hacerlo todo más rápido.

El problema es que no siempre “más rápido” significa “mejor”.

Sin embargo, existe una alternativa a este frenesí por las prisas. Por todo el mundo, la gente está reduciendo el ritmo de formas distintas –y, en consecuencia, consigue llevar una vida más rica y más productiva.

No es necesario rechazar la tecnología, dejar el trabajo o irse a una comuna. Simplemente, ir más despacio cuando es razonable hacerlo.

Nuestra obsesión por hacerlo todo más rápido antepone la cantidad a la calidad. Disminuyendo el ritmo, utilizando el tiempo más inteligentemente, podemos hacer mejor las cosas y disfrutar más de ellas.

No siempre ‘más rápido’ significa ‘mejor’

Jueves 20 octubre 2005

Carl Honoré, autor de ‘El elogio de la lentitud’, escribe en el boletín In&Out de ESADE sobre el movimiento mundial que ha fundado. La base de su filosofía es la siguiente:

En nuestro mundo acelerado, en el que nos falta tiempo, todos sentimos la presión de hacerlo todo más rápido.

El problema es que no siempre “más rápido” significa “mejor”.

Sin embargo, existe una alternativa a este frenesí por las prisas. Por todo el mundo, la gente está reduciendo el ritmo de formas distintas –y, en consecuencia, consigue llevar una vida más rica y más productiva.

No es necesario rechazar la tecnología, dejar el trabajo o irse a una comuna. Simplemente, ir más despacio cuando es razonable hacerlo.

Nuestra obsesión por hacerlo todo más rápido antepone la cantidad a la calidad. Disminuyendo el ritmo, utilizando el tiempo más inteligentemente, podemos hacer mejor las cosas y disfrutar más de ellas.

No siempre ‘más rápido’ significa ‘mejor’

Jueves 20 octubre 2005

Carl Honoré, autor de ‘El elogio de la lentitud’, escribe en el boletín In&Out de ESADE sobre el movimiento mundial que ha fundado. La base de su filosofía es la siguiente:

En nuestro mundo acelerado, en el que nos falta tiempo, todos sentimos la presión de hacerlo todo más rápido.

El problema es que no siempre “más rápido” significa “mejor”.

Sin embargo, existe una alternativa a este frenesí por las prisas. Por todo el mundo, la gente está reduciendo el ritmo de formas distintas –y, en consecuencia, consigue llevar una vida más rica y más productiva.

No es necesario rechazar la tecnología, dejar el trabajo o irse a una comuna. Simplemente, ir más despacio cuando es razonable hacerlo.

Nuestra obsesión por hacerlo todo más rápido antepone la cantidad a la calidad. Disminuyendo el ritmo, utilizando el tiempo más inteligentemente, podemos hacer mejor las cosas y disfrutar más de ellas.

No siempre ‘más rápido’ significa ‘mejor’

Jueves 20 octubre 2005

Carl Honoré, autor de ‘El elogio de la lentitud’, escribe en el boletín In&Out de ESADE sobre el movimiento mundial que ha fundado. La base de su filosofía es la siguiente:

En nuestro mundo acelerado, en el que nos falta tiempo, todos sentimos la presión de hacerlo todo más rápido.

El problema es que no siempre “más rápido” significa “mejor”.

Sin embargo, existe una alternativa a este frenesí por las prisas. Por todo el mundo, la gente está reduciendo el ritmo de formas distintas –y, en consecuencia, consigue llevar una vida más rica y más productiva.

No es necesario rechazar la tecnología, dejar el trabajo o irse a una comuna. Simplemente, ir más despacio cuando es razonable hacerlo.

Nuestra obsesión por hacerlo todo más rápido antepone la cantidad a la calidad. Disminuyendo el ritmo, utilizando el tiempo más inteligentemente, podemos hacer mejor las cosas y disfrutar más de ellas.

La paradoja de la buena vida y el tiempo que dedicamos a lo que nos hace felices

Jueves 20 octubre 2005

Fernando Tr�as de BesFernando Trías de Bes, en el boletín In&Out de ESADE, comenta que ahora tenemos más tiempo que nuestros antepasados, “pero se espera que hagamos tal número de cosas que tenemos la sensación de que no hay suficiente. Lee Burns, un economista norteamericano, describe este hecho como la «paradoja de la buena vida». Tenemos tanta ansiedad por acometer todo lo posible, que acabamos por no disfrutarlo. Tenemos una vida más rica, pero menos satisfactoria.”

“El profesor Richard Layard, de la London School of Economics”, continúa, “publica los resultados de un interesante estudio que compara el tiempo dedicado a diversas tareas con la felicidad que las personas dicen les produce. Por orden, las tareas que más alegrías dan son:

  1. el sexo
  2. vida social después del trabajo
  3. salir a cenar
  4. descansar
  5. comer
  6. hacer deporte
  7. rezar

A todas estas actividades la sociedad dedica el 23 % del tiempo semanal.

Las actividades más odiadas son, empezando por la más rechazada:

  1. el rato de desplazamiento por la mañana para ir al trabajo
  2. trabajar
  3. el tiempo de desplazamiento que supone volver del trabajo a casa
  4. ¡cuidar de los niños!
  5. las tareas del hogar

A estas cinco actividades la sociedad dedica el 42 % del tiempo semanal.”