Archive for the ‘emocional’ Category

De la piel pa´ dentro mando yo

Domingo 18 mayo 2008

Me ha venido a la memoria un antiguo tema de Mil dolores pequeños, basado en un texto de Antonio Escohotado:

De la piel pa’ dentro,
comienza mi exclusiva jurisdicción.

Elijo yo aquello que pueda o no cruzar esa frontera.

Soy un Estado soberano, y las lindes de mi piel,
me resultan mucho más sagradas
que los confines políticos de cualquier país.

Otra interesante cita de Escohotado: “Detesto el victimismo y pago sin vacilaciones el peaje de la independencia.”

Y en “Contenidos relacionados” un listado con más píldoras de sentido común, independencia y libertad.

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

Si tu trabajo consiste en resolver marrones y tu vida es gris, cambia de trabajo

Martes 15 abril 2008

Los diarios de Unidad Editorial están haciendo una original campaña de publicidad para potenciar el uso de Expansión&Empleo como web de referencia para buscar trabajo. El eslogan dice:

“Si tu trabajo consiste en resolver marrones…
tu vida terminará siendo gris.

No cambies de vida. Cambia de trabajo”

Esta frase tiene mucho que ver con un comentario que hacía hoy Pau Hortal sobre la retención del talento. Según él, “muchos de nosotros conocemos excelentes profesionales que tuvieron que abandonar de forma voluntaria o involuntaria sus organizaciones y que cuando se les pregunta sobre la causa simplemente afirman que…… se había roto el vínculo emocional”.

Continúa diciendo que igualmente conocemos muchas personas que permanecen vegetando en sus organizaciones sin motivación ni interés, simplemente porque son incapaces de buscar salidas externas. Aunque Pau opina que cierta rotación es necesaria en los colectivos humanos, a veces ésta supone grandes costes por la pérdida de talento.

Hortal se sorprende por la incapacidad de las organizaciones de acoger y retener en su seno al talento, probablemente porque las personas nos adaptamos a un determinado entorno y cuando este cambia, por cualquier causa, (y una fusión o absorción es evidentemente una de ellas), es muy complejo rehacer el vinculo emocional existente anteriormente.

Hoy también he visto otra cita en la cadena de cable HBO anunciando la nueva serie Madmen, que me ha gustado. Triste pero cierto:

“No importa lo que eres o lo que quieres, importa cómo lo vendes”

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Hamed

El buen karma

Jueves 13 marzo 2008

Mis hijas (3 y 5 años), me han dado hoy un mensaje muy especial. Me han recordado que para mantener un buen karma:

  1. A veces, no conseguir lo que quieres es un maravilloso golpe de suerte.
  2. Cuando te des cuenta de que has cometido un error, toma inmediatamente las medidas necesarias para corregirlo.
  3. Aprende las reglas para que sepas incumplirlas cuando conviene.
  4. No permitas que una pequeña discusión empañe una gran relación.

—– Contenidos relacionados —–

Genial Seoane: Para amar y Padre nuestro de la alegría

Miércoles 27 febrero 2008

Últimamente he pasado bastante tiempo buceando en nuevas músicas, buscando melodías y letras que transmitan valores positivos y duraderos. He encontrado muchas cosas interesantes, pero hay dos canciones que me han gustado especialmente.

Si ahora no tienes tiempo y estás leyendo esta anotación con prisa, déjalo para otro momento de más tranquilidad. Descárgate los dos ficheros MP3 de las canciones y escúchalos esta noche cuando estés en la cama o a punto de acostarte.

Y si estás leyendo con tranquilidad, también te recomiendo que las escuches, y no sólo las leas. Todo ello hay que hacerlo con la mente abierta, sin prejuicios ideológicos, ya que la buena música es universal.

Las dos canciones son de un argentino genial, Carlos Seoane.

La primera canción se llama Para amar.

Algunos son felices con lo poco que tienen,
y otros no se conforman ni con medio país.

Hay quienes dejan todo solo por un sueño,
y hay otros que no sueñan, y nada dejarán.

Algunos viven como si la vida fuera una cacería,
y otros que la disfrutan como un regalo de Dios…

Para amar, para amar, para amar…

Hay quienes son felices repartiendo sonrisas,
y hay otros que no saben ni reír, ni repartir.

Algunos se quejan de cuánto acontece,
mientras otros agradecen tan solo por vivir.

Hay quienes viven siempre calculando
cómo no tener problemas,
y otros transforman sus penas,
en una oportunidad…

Para amar, para amar, para amar…

Los unos y los otros parecen tan distintos,
pero aunque no son lo mismo,
tienen mucho en común.

En cada pecho vive la presencia infinita,
de Aquél que nos habita,
y aunque nos cueste entender,
hay quienes viven siempre escapando,
del Amor que nos ama,
y otros cada mañana,
eligen VIVIR.

Para amar, para amar, para amar…

Si quieres escuchar la canción Para amar de Carlos Seoane en MP3, lo puedes hacer en este enlace.

La otra canción que me ha sorprendido gratamente es Padre nuestro de la alegría.

Padre nuestro, que estás en la alegría,
que sea cada día, santificado tu gozo.

Que venga Señor, tu risa a nuestras caras,
y en cielo y tierra se haga tu buen humor.

Y danos hoy nuestra sonrisa cotidiana,
perdónanos porque nos cuesta contagiarla,
como nosotros perdonamos caras largas,
y no nos dejes creer que esta vida es amarga
y ¡líbranos del mal….humor!

Si quieres escuchar en MP3 la canción Padre nuestro de la alegría de Carlos Seoane, lo puedes hacer en este enlace.

Aupa Seoane. Enhorabuena por tu trabajo, no sólo por la sencillez de la música, sino por tu labor diaria para hacer un mundo mejor.

Y recuerda las palabras del Dalai Lama: “Sólo existen dos días del año en los que nada puede ser hecho. Uno se llama ayer y el otro mañana. Por lo tanto, hoy es el día ideal para amar, creer, hacer y, principalmente, vivir“.

La casa azul: antídoto para la infelicidad

Miércoles 2 enero 2008

Vamos a empezar el 2008 con alegría y vitalidad. Hay un grupo que me gusta y que quiero recomendar. Se llama La Casa Azul, aunque su verdadero cerebro y creador es Guille Milkyway. Este cantante, DJ y productor barcelonés es conocido por ser el autor de la sintonía de la campaña de publicidad Amo a Laura, cantada por el inexistente grupo Los Happiness.

En la música de La Casa Azul cohabitan sin problemas el doo wop de los 50 con el easy listening hipervitaminado, el bubblegum y sunshine pop de los 60 con el technopop de los 80, el disco de los 70 con el shibuya-key y el europop de los 90. Son canciones pop melódicas, con estribillos contagiosamente inolvidables y arreglos sobresalientes. Consiguen armonías juguetonas y estribillos fácilmente tarareables. Son auténticas explosiones chispeantes de sensaciones pop en tecnicolor. Música pop con mayúsculas.

Es un grupo que muestra una sencillez admirable y una envidiable actitud positiva ante la vida. Transmiten un sentimiento de plenitud en el que muchas veces, para que la vida te sonría, tan sólo tienes que sonreír tú primero.

Puedes escuchar varias canciones de La Casa Azul en este enlace.

Y si te animas, puedes plantearte algunos buenos propósitos para el año que empieza, mientras escuchas a La Casa Azul.

Las 10 reglas de oro del éxito social

Jueves 4 octubre 2007

Conseguir un determinado puesto de trabajo o promocionar en el actual, no depende únicamente de méritos profesionales. También depende de las capacidades sociales de cada uno. El catedrático de Psicología Social Gerardo Pastor es contundente: “Una mala impresión delante de un currículum perfecto, te elimina directamente de entre los candidatos”. En una entrevista de trabajo, la clave está en “combinar una fuerte asertividad (seguridad en los propios conocimientos) con la humildad de reconocer la ignorancia en otros asuntos secundarios”.

Según un estudio de Universidad de Columbia, el cómo se trabaje o qué conocimientos se tengan, no garantizan el éxito por sí solos. “Tan importante o más es ser agradable y contar con la simpatía de los jefes y compañeros”, señala. Según los expertos, a estas personas se les recomienda con mayor facilidad para promociones o aumentos de sueldo.

Pero quienes caen mal a los demás no tienen de qué preocuparse: es posible aprender a ser carismático. El psicoterapeuta Luis Muiño asegura que “el problema es de hábitos de comunicación. Para caer bien, hay que establecer puentes comunes: la gente que cae mal no lo hace. Hay a quien no le importa, pero otras personas tratan de hacer el esfuerzo y no lo consiguen porque aplican estrategias muy rígidas. Por ejemplo, para caer bien es necesario contar siempre un chiste. Pues no. Depende de la persona que tienes delante. Hay que explorar al interlocutor”.

Las 10 reglas de oro del éxito social

1) Cuidar los gestos: sonreír, no tensar los rasgos de la cara (los labios tensos, los dientes apretados y la mandíbula rígida producen rechazo).

2) Dejar hablar a los demás y escucharles con interés, tratando de entender cómo se sienten y de qué manera se les puede ayudar. Si no se está de acuerdo en algo, expresarlo con corrección.

3) No dar consejos ni decir a nadie lo que tiene que hacer. Eso coloca a la otra persona en una situación de inferioridad que no gusta.

4) En las discusiones, evitar los ‘mensajes tú’, en los que se descarga en el interlocutor la responsabilidad o culpa de todo el conflicto. Hay que utilizar la autocrítica.

5) Mostrarse tal como se es. No jugar a hacerse el simpático. La empatía es la capacidad de emocionarse con otros, y no es una estrategia ni una técnica comercial.

6) Bromear: el buen humor actúa siempre como un imán en las relaciones personales. Pero es importante no abusar de él.

7) Cuidar los detalles: acordarse de cosas simples como felicitar a familiares y amigos por su cumpleaños, llamarles por teléfono de vez en cuando o hacer algún regalo.

8) Ser tolerante: un modo de hacerse querer es aceptar a cada persona como es, sin prejuicios. Es una cuestión de respeto.

9) Dedicar atención y tiempo al aseo y al cuidado personal. La imagen corporal refuerza la seguridad personal y fomenta la aceptación social.

10) La gente es buena mientras no se demuestre lo contrario. Una actitud abierta es fundamental en las relaciones personales.

—– Contenidos relacionados —–

Vía: Expansión / Imagen: Stock.xchng

8 claves para enfrentarte a tu miedo

Martes 25 septiembre 2007

Nuestra propia mente es la mayor aliada del miedo, pero a la vez es la mejor herramienta para desarmarlo.

La revista Mente Sana hace una interesante reseña sobre el nuevo libro de José Antonio Marina, Anatomía del miedo, en la que nos da las claves para enfrentarnos con éxito a nuestros miedos.

1) Distingue los miedos

El primer paso es no confundir los miedos amigos con los miedos enemigos. Los miedos amigos te advierten del peligro para que te pongas a salvo, para que te libres de la amenaza y no para que caigas en sus manos. Los miedos amigos te preparan para enfrentarte a una situación determinada. Por el contrario, los miedos enemigos te disuaden de que luches y además, te debilitan y desaniman.

2) Tú no eres tu miedo

Debes tener en cuenta que el miedo tiene sus artimañas. Una de las más insidiosas, cuyo fin es debilitar nuestra fuerza, es que nos identifiquemos con él y nos sintamos avergonzados. Cuando asumimos nuestros miedos como un rasgo negativo de nuestra personalidad, nos condenamos al silencio, al secretismo y como consecuencia de esto, no buscamos ayuda. Tienes que pedir el mismo respeto por tus miedos que por tus dolencias físicas.

3) No colabores con él

Además de esconderlos, también tendemos a alimentar nuestros miedos. Todos podemos ser colaboracionistas sin darnos cuenta; el miedo es invasor y como tal tiende a hundir o anular a quien lo padece. Puede apoderarse de la conciencia entera del sujeto y alterar sus relaciones. Conviene que lo aísles de tu dinamismo mental. No intentes justificarlo. No puedes decir:” Hoy no voy a esa reunión porque va a ser aburrida”, cuando deberías reconocer:” No voy porque me da miedo la gente”. No puedes decir: “No vale la pena reclamar una cosa tan boba”, cuando en el fondo lo que estás pensando es que no sabes cómo hacerlo o no te atreves.

4) Adopta una posición activa

Una vez que son conscientes, debes declarar la guerra a los miedos enemigos que han invadido tu intimidad. Hay que movilizarse, afrontarlos activamente. Tienes varias opciones para hacerlo.

5) Fortalece tu cuerpo

La solución para luchar contra el miedo es disminuir el peligro o aumentar los recursos personales. En primer lugar, tienes que preparar tu organismo para la batalla. El miedo emerge de la biología, aunque tiene también otras causas. Está demostrado que el ejercicio físico es un antídoto contra las sensaciones que provienen de él. Entre otras virtudes, el ejercicio aumenta la tolerancia al esfuerzo. No olvides que las personas con tendencia a la angustia suelen eludir el ejercicio físico.

6) Sé tu propio entrenador

Los entrenadores saben muy bien que el atleta debe animarse a sí mismo antes de realizar un ejercicio o hacer un esfuerzo. Y los terapeutas más ilustres insisten en preguntar a sus pacientes qué piensan de la terapia que reciben. Saben que una actitud displicente o unos comentarios desagradables van a limitar la eficacia del tratamiento.

7) Debilita a tu enemigo

Critica las creencias en que se basa el miedo. Desenmascara sus jugadas de farol. Búrlate de él. Desarrolla el sentido del humor para desactivarlo. Aprovecha todo lo que sabes para hacerle daño. Tienes que convencerte de que no es tan imponente. Exponte gradualmente al miedo.

8) Busca buenos aliados

Es difícil combatir el miedo solo; y si éste es patológico, imposible. Busca consejo y ayuda de personas competentes. Busca también a quien pueda darte ánimo cuando estés desalentado. Las redes de apoyo afectivo son la mejor solución a muchos de nuestros problemas, incluido el miedo.

El talento funky: el talento mueve al capital

Miércoles 18 julio 2007

Kjell Nordström y Jonas Ridderstråle son autores de los libros Funky Business (el talento mueve al capital) y Karaoke Capitalism (management para la humanidad) y están situados en el noveno puesto de Thinkers 50. Cada vez que hablan dicen cosas interesantes. Estas son algunas de sus ideas sobre el talento funky.

  1. Ser funky es ser diferente, trabajar con originalidad y no ser una fotocopia. Esta es la única manera de ser realmente competitivos en el mundo actual. En este mundo en el que tenemos demasiado de todo, sólo sobrevivirán los negocios que tengan una receta original. Todo depende de ser creativo y ofrecer algo distinto. El compuesto químico está en la singularidad.
  2. No es cómodo apartarse de la multitud y ser novedoso. Imitar tiene una gran ventaja, evita pensar y reduce la incertidumbre, aunque nos aleja de la excelencia. La copia de las estrategias de negocios (p.e. benchmarking) te situa en el medio del pelotón con suerte, pero nunca en una posición de liderazgo.
  3. Innovar es arriesgar. Y riesgo es sinónimo de incertidumbre, algo que no gusta a la mayoría. Pero sin riesgo no hay crecimiento. Vivimos en la sociedad del exceso, con un exceso de empresas, empleados, ideas, productos y másters parecidos.
  4. La innovación depende de la diversidad. Ganar en diversidad es ganar en novedad. Un alto nivel de innovación depende de la apertura de una región a la diversidad y a la actividad cultural.
  5. Las sociedades actuales se componen de 3 elementos claves:
    – La tecnología: es el buque insignia de las empresas funky y principalmente crea sistemas de información.
    – Las instituciones: se ha perdido la confianza en ellas y han perdido protagonismo. Ahora la gente expresa su individualidad con el consumo. Compran para ser. Es su modo de autoexpresión y autoidentidad.
    – Los valores: ahora son temporales, de quita y pon. Se impone el mestizaje y la globalidad, pero existe un enorme vacío espiritual. Nos hemos convertido en vagabundos que no saben lo que buscan.
  6. Como consecuencia de todo esto aparece la libertad, la capacidad de elección y la individualización llevada al extremo.
  7. Ahora es vital la Gestión de las emociones. Los líderes y corporaciones sexys deben seducir apelando a las emociones. A la gente se le gana más por el corazón que por la cabeza, por los sentimientos más que por la lógica, por la emoción más que por la razón.
  8. El sistema cerebral que gobierna nuestras emociones es mucho más poderoso que el que controla el intelecto. Antes era la inteligencia emocional y ahora es el comercio emocional. No basta satisfacer las necesidades de los consumidores. Lo importante es hablar de los deseos de los clientes.
  9. Los beneficios tangibles de los productos se copian en tiempo real. Los precios también están bastante ajustados. La estandarización está de moda, y ello require una diferenciación emocional. Frente a los productos, cobran protagonismo las marcas. El marketing de los sentidos se convierte en principal aliado. El éxito está en estimular, emocionar, sorprender y seducir a los estados de ánimo.

—– Contenidos relacionados —–

  1. Tom Peters: el liderazgo y la innovación
  2. Persigue el fracaso, ¡maldita sea!
  3. Secretos empresariales
  4. Las claves de la estrategia, según Porter
  5. La alquimia de la innovación

Los líderes conectan con la gente

Domingo 3 junio 2007

Seguimos al l�derYa lo dijo Confucio en el 500 antes de Cristo:

Lo oí y lo olvidé.
Lo vi y lo entendí.
Lo hice y lo aprendí.
 

O como lo dice William Glasser en Life 2.0:

Aprendemos…
el 10%… de lo que leemos
el 20%… de lo que oímos
el 30%… de lo que vemos
el 50%… de lo que vemos y oímos
el 70%… de lo que discutimos con otros
el 80%… de lo que experimentamos personalmente
el 95%… de lo que enseñamos a otros.

Conseguir que nuestro mensaje llegue y cale en nuestro equipo es uno de los mayores desafíos del liderazgo. Las personas se sienten fuertemente comprometidas cuando conectan emocionalmente con el mensaje del líder. Tener conversaciones valiosas, compartir experiencias y enseñar, son los fundamentos para conectar emocionalmente con otros. Un nivel de comunicación débil lleva a la indiferencia emocional y a no comprometerse con la visión y los objetivos del líder. El buen líder pasa tiempo conversando y compartiendo experiencias con su equipo, usando sus destrezas para enseñar y guiar a otros.

—– Contenidos relacionados —–

Tom Peters, el liderazgo y la innovación
Preguntas que deberías hacer a la empresa donde trabajarás
Elegir entre una empresa fuerte y un buen jefe
“Si el empleado no rinde, vigile a su jefe”
El zen de la empresa (4): la empresa con zendo – el jefe espiritual
Las empresas motivan poco a sus jóvenes figuras
Análisis del liderazgo empresarial español
Las claves de la estrategia, según Porter

Imagen: Stock.xchng

Los líderes conectan con la gente

Sábado 2 junio 2007

Ya lo dijo Confucio en el 500 antes de Cristo:

Lo oí y lo olvidé.
Lo vi y lo entendí.
Lo hice y lo aprendí.

O como lo dice William Glasser en Life 2.0:

Aprendemos…

el 10%… de lo que leemos
el 20%… de lo que oímos
el 30%… de lo que vemos
el 50%… de lo que vemos y oímos
el 70%… de lo que discutimos con otros
el 80%… de lo que experimentamos personalmente
el 95%… de lo que enseñamos a otros.

Conseguir que nuestro mensaje llegue y cale en nuestro equipo es uno de los mayores desafíos del liderazgo. Las personas se sienten fuertemente comprometidas cuando conectan emocionalmente con el mensaje del líder. Tener conversaciones valiosas, compartir experiencias y enseñar, son los fundamentos para conectar emocionalmente con otros. Un nivel de comunicación débil lleva a la indiferencia emocional y a no comprometerse con la visión y los objetivos del líder. El buen líder pasa tiempo conversando y compartiendo experiencias con su equipo, usando sus destrezas para enseñar y guiar a otros.


—– Enlaces relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

Homenaje a los años 80

Miércoles 30 mayo 2007

Para todos aquellos que vivisteis una importante fase de vuestra vida en esos años, os recomiendo este texto sobre los años 80 que tiene alguna similitud con el último anuncio de Coca-Cola. Los que me conocen saben que no soy un nostálgico que piensa que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, pero creo que es importante tener memoria para saber de dónde venimos, dónde estamos, adónde vamos, y sobre todo, mantener las cosas buenas y los valores que nos han ayudado a ser como somos.

Dice cosas como:

“Somos la última generación que hemos aprendido a jugar en la calle a las chapas, la peonza, las canicas, la comba, la goma o el rescate y, a la vez, somos la primera que hemos jugado a videojuegos, hemos ido a parques de atracciones o visto dibujos animados en color”

Entramos al colegio cuando el 1 de noviembre era el día de Todos los Santos y no Halloween, cuando todavía se podía repetir curso, los últimos en hacer BUP y COU.”

“Aprendimos a programar el vídeo antes que nadie, jugamos con el Spectrum, odiamos a Bill Gates, vimos los primeros móviles y creímos que Internet sería un mundo libre. Somos la generación de Espinete, Don Pimpon y Chema el panadero farlopero. Los que recordamos a Enrique del Pozo cantando con Ana (abuelito dime tú…) Los mundos de Yupi y las pesetas rubias. Nos emocionamos con superman, ET o En busca del Arca Perdida. Comíamos Phosquitos y los Tigretones eran lo mejor, aunque aquello que empezaba (algo llamado Bollycao) no estaba del todo mal. Somos la generación del “El coche fantástico””

“La última generación que verá a su padre poner la baca del coche hasta el culo de maletas para ir de vacaciones. Nosotros viajábamos en coches sin cinturones de seguridad traseros, sin sillitas especiales y sin air-bags, hacíamos viajes de más de 3 horas sin descanso, con cinco personas en el coche y no sufríamos el síndrome de la clase turista. No tuvimos puertas con protecciones, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños. Andábamos en bicicleta sin casco, ni protectores para rodillas ni codos. Los columpios eran de metal y con esquinas en pico. Salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces. No había móviles. Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para castigar a los culpables. Nos abríamos la cabeza jugando a guerras de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina (roja) y unos puntos y todos contentos. Íbamos a clase cargados de libros y cuadernos, todo metido en una mochila que, rara vez, tenía refuerzo para los hombros y, mucho menos, ¡ruedas! Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no eramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto. Estábamos siempre al aire libre, corriendo y jugando. Compartimos botellas y latas de refrescos y nadie se contagio de nada. Sólo nos contagiábamos los piojos en el colé. Cosa que nuestras madres arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente (o los mas afortunados con Orión) Y ligábamos con las niñ@s jugando a beso, verdad y atrevimiento o al conejo de la suerte, no en un chat. Eramos responsables de nuestras acciones y acarreábamos con las consecuencias. No había nadie para resolver eso. La idea de un padre protegiéndonos, si trasgredíamos alguna ley, era inadmisible, si acaso nos soltaban un guantazo o un zapatillazo y te callabas. Tuvimos libertad, fracaso, respeto, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello.”

El canto del loco tiene una preciosa canción que se llama “Aquellos años locos” que dice así:

Acuérdate de tus tardes de recreo
De tus cromos y tebeos
De las series que se hicieron para ti
De ese erizo que era rosa
Tu querías ser ficha roja
Y tener todas las cosas por hacer
Acuérdate, sólo había dos canales
Y unos rombos decidían
Si veías o no veías una peli que tenía
Mil efectos especiales, actuaba un tal Dar Vader
Y venían de un planeta sideral
Tenías tanta ilusión
Por ser mayor
Que imitabas a tus ídolos en el salón
Querías ser un goleador
En el 82
Y ser princesa de aquel
Príncipe que no apareció
Recuerda bien tus cabañas construias
Querías ser un espía, y tu madre te decía
No esta bien, que inventes mil fantasías
Y que vivas en tu mundo de baldosas amarillas
Recuerda hoy esa bici que querías
La de Elliot parecía que nunca conseguirías
Para volar, conquistando aquella luna
Devolviendo una fortuna, siendo un miembro
Del equipo A

—– Contenido relacionado —–

Coca-Cola recupera los años 80

Miércoles 30 mayo 2007

La publicidad lleva mucho tiempo centrándose en los principales grupos que tienen decisión de compra y sobre todo dinero para gastar con rapidez: niños, jóvenes y mujeres. En los últimos tiempos, se le ha añadido un nuevo grupo: la tercera edad.

Pero hasta ahora, pocos anunciantes habían apostado por los que crecimos en los 80: treintañeros -en mi caso 34-. Reconozco que este anuncio me ha llegado porque me veo reflejado en muchos de los temas que tratan. ¿Vuelven los 80? ¿Coca-Cola ha sido valiente y se ha lanzado a hacer cosas distintas? ¿O simplemente la saturación de los otros segmentes le ha obligado a apuntar a un nicho que tenía “desatendido”? Sea lo que sea, me ha gustado. Este es mi primer homenaje a los años 80.

—– Contenidos relacionados —–

Publicidad emocional. Estrategias creativas

Martes 29 mayo 2007

La comunicación publicitaria sigue diversos caminos creativos con el fin de conquistar a los consumidores. Este tipo de publicidad es una forma eficaz de comunicación que las empresas utilizan para lograr la diferenciación frente a los productos de la competencia, despertando las más diversas sensaciones para estimular a sus públicos.

De esta forma, el mensaje contiene aspectos universales de la psicología humana, convirtiendo las propuestas comerciales en relatos que se inspiran en los mitos, cuentos y leyendas. El lenguaje simbólico de estos relatos aparece en el mensaje publicitario y despierta el interés de los destinatarios mediante conexiones internas que activan una actitud positiva hacia el mensaje comercial.

Este libro ofrece nuevas formas de abordar la creatividad publicitaria teniendo en cuenta los mecanismos de la mente humana que se relacionan con la satisfacción simbólica asociada a los productos de consumo, estableciendo un diálogo entre el discurso publicitario y las necesidades de los individuos que nos conduce a un viaje apasionante por el interior del ser humano.

En cada uno de los capítulos se analizan diversos aspectos que desvelan el contenido de los mensajes publicitarios, elementos psicológicos, sociales y creativos que, unidos bajo el denominador común de las emociones, implican al lector mediante historias inspiradoras que ofrecen una visión original de la publicidad comercial.

Si quieres más información sobre este libro, puedes consultar el blog de Belén López, autora de Publicidad Emocional, o ver un resumen del libro en el blog Ganar Opciones.

—– Contenidos relacionados (libros) —–

  1. Top Performer, el secreto de la motivación permanente
  2. La economía Long Tail: de los mercados de masas al triunfo de lo minoritario
  3. Los muertos vivientes: la escandalosa verdad sobre la vida en la oficina
  4. Los 100 errores de la comunicación de las organizaciones
  5. No soy superman (Santiago Álvarez de Mon)
  6. Todo sobre la empresa familiar
  7. Cómo impulsar equipos y lograr resultados extraordinarios
  8. El Zen de la empresa
  9. Ser una empresa familiarmente responsable. ¿Lujo o necesidad?
  10. Vender es mucho más. Secretos de la fidelización en la venta
  11. La alquimia de la innovación
  12. La empresa: un streaptease
  13. Los siete poderes (Alex Rovira)
  14. ¿Y ahora qué?: claves para gestionar una crisis y salir fortalecido
  15. La buena suerte y la psiconomía
  16. El monje que vendió su Ferrari

Persigue el fracaso, ¡maldita sea!

Sábado 19 mayo 2007

Tom Peters, en su libro Re-imagina, incluye un diálogo entre Regis McKenna, principal gurú del marketing de Silicon Valley y el difunto Robert Noyce, coinventor del circuito integrado, cofundador de Intel y una leyenda de Silicon Valley:

MK: Muchas empresas del valle fracasan

N: Puede que no fracasen las suficientes

MK: ¿Qué quieres decir con eso?

N: Cuando fracasas, significa que estás tratando de hacer cosas nuevas.

O como dice el futurista Paul Saffo: “El Silicon Valley de hoy está construido menos sobre los capiteles de triunfos tempranos que sobre los escombros de fracasos tempranos“.

Kevin Kelly, autor de Out of Control, lo dice así: “El secreto del progreso rápido es la ineficacia, el ritmo vertiginoso y numerosos fracasos”.

Si nada se malogra, nada nuevo puede surgir. El secreto para el éxito es… el fracaso

El fracaso, y no el éxito, es el que hace que el mundo marche. Porque el fracaso significa, generalmente, que alguien se ha aventurado más allá de la zona de confort y ha tratado de hacer algo nuevo… y la ha fastidiado… y ha aprendido algo valioso en el camino.

—– Contenidos relacionados: —–

  1. No culpes a nadie (Pablo Neruda)
  2. La alquimia de la innovación
  3. Instantes de Borges
  4. La buena suerte y la psiconomía
  5. En los momenos de crisis, la imaginación es más importante que el conocimiento

Los compañeros tóxicos en el trabajo (manzanas podridas o matones de oficina)

Miércoles 16 mayo 2007

Terence Mitchell y William Felps, de la escuela de negocios de la Universidad de Washington, en Seattle, han publicado en la revista Research in Organizational Behavior un estudio que confirma que basta con que haya “una mala manzana” entre un grupo de trabajadores “para echar a perder el resto del barril”, es decir, dañar el ambiente en la compañía.

¿Quién no ha tenido una experiencia personal de trabajar con alguien que proyecta el comportamiento de la mala manzana? La figura de la manzana mala, o también conocida como “matón de oficina”, esparce pesimismo y división en el entorno que le rodea de varias formas:

  • ridiculizando públicamente a algún compañero
  • haciendo comentarios éticos o religiosos inapropiados
  • haciendo circular rumores viciosos
  • amargando la vida a alguien
  • ejerciendo una actitud despectiva o intimidante hacia el resto.

Además, carga su responsabilidad en otras personas, suele ser vaga, expresa una actitud pesimista y se irrita con facilidad.

Los investigadores precisan que, cuando este proceso empieza a contaminar el trabajo en equipo, “se convierte en un gasto innecesario de tiempo, de los recursos psicológicos y de la energía emocional”. Como un agente tóxico o un virus que se dispersa por la oficina y que es capaz de destruir un buen equipo.

La actitud negativa de un individuo puede prevalecer sobre el comportamiento positivo del grupo. Y el problema se agrava en función de la veteranía y del puesto del empleado en cuestión.

Los directivos deben prestar mucha atención en la contratación, pidiendo referencias sobre este tipo de conductas y con pruebas de personalidad que puedan sacar a la luz algún elemento de inestabilidad emocional. Y si la mala manzana termina por colarse en el tonel, el estudio propone que se recoloque al individuo en un puesto en el que las relaciones con otros empleados sean menores, antes de plantearse el despido.

Las compañías deben actuar con rapidez para lidiar con el problema porque la negatividad de un único individuo puede ser perversa y destructiva, y dispersarse con rapidez“, reitera Mitchell, profesor especializado en la gestión de empresas. Felps explica que decidió hacer este estudio a raíz de la experiencia de su mujer con uno de estos matones de oficina. Comenta que cuando este individuo estaba de baja, el ambiente cambiaba radicalmente y la gente empezaba a colaborar entre ella. “Pero cuando regresaba”, señala, “las cosas volvían a ser desagradables”.

Vía: El País / Imagen: Stock.xchng

10 consejos para mentir bien

Miércoles 16 mayo 2007

Independientemente de debates éticos y morales -todos sabemos que mentir está mal y no voy a ser yo quien incite a ello-, es innegable que todos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos visto en la necesidad de mentir -aunque haya sido una mentira piadosa o una verdad a medias-. Estos consejos te ayudarán a hacerlo con un poco de dignidad:

Decálogo del mentiroso

  1. No te asustes: Nunca es bueno empezar una mentira asustado, tómate tu tiempo para tranquilizarte. Es necesario tener la cabeza fría para pensar con claridad.
  2. No improvises: Antes de mentir, tómate tu tiempo y analiza cada detalle, tienes que saber la respuesta antes de que te pregunten. Si no tienes cuidado puede que tengas que inventar cosas que no puedas cubrir formando una “bola de nieve”.
  3. Créete tu mentira: Si se trata de una mentira que vas a tener que usar y convivir con ella es bastante útil que te la empieces a creer y a olvidar los detalles verdaderos.
  4. Confúndela entre verdades: Una mentira dicha entre dos verdades no llama la atención. Incluye detalles que sean ciertos en tu historia, y si alguien duda insiste en que se pueden comprobar.
  5. Infórmate: Es necesario saber lo que los demás saben. Intenta recopilar información de manera indirecta.
  6. Da detalles: Los detalles son importantes. Usa cosas que no sean comprobables, incluso cosas que puedan resultar humillantes para ti.
  7. No esperes a que te pregunten: Intenta sacar el tema tú, antes de que los demás lo hagan. Resultarás mucho menos sospechoso.
  8. Sé natural: Habla como si de cualquier cosa se tratase, y cuando acabes, continúa con una conversación normal. Quítale hierro al asunto.
  9. Nunca mientas en grupo: Este es un consejo muy importante. Tú puedes (con un poco de esfuerzo) controlar lo que dices y a quién se lo dices, pero con más gente es imposible. El típico “te voy a contar algo pero es secreto y no se lo puedes decir a nadie” es tu peor enemigo.
  10. Nunca admitas que es mentira: No lo hagas, si es preciso haz creer que has sido engañado, o ten una muy buena coartada por si te pillan.

Contenidos relacionados:

Vía: Acotados

Haz lo que de verdad amas y el dinero… ¿vendrá después?

Lunes 14 mayo 2007

Un estudio a graduados de escuelas de negocios, siguió las carreras profesionales de 1.500 personas desde 1960 hasta 1980. Agruparon a los graduados en 2 categorías. La categoría A estaba formada por aquellos que decían que querían ganar bastante dinero antes que nada, para luego hacer lo que realmente les gustaba, al estar desahogados económicamente. En la categoría B, anteponían sus intereses primero, seguros de que el dinero vendría después.

De los 1.500 profesionales estudiados, en la categoría A estaban el 83% (1.245 personas) y la categoría B comprendía el 17% (255 personas).

Después de 20 años, en el grupo de estudio había 101 millonarios. Sólo uno provenía de la categoría A, y 100 venían de la categoría B.

Contenidos relacionados:
Vía: Soul in the Sky – John Kwarsick Blog / Imagen: Stock.xchng

Haz lo que de verdad amas y… ¿el dinero vendrá después?

Lunes 14 mayo 2007

Un estudio a graduados de escuelas de negocios, siguió las carreras profesionales de 1.500 personas desde 1960 hasta 1980. Agruparon a los profesionales en 2 categorías. La categoría A estaba formada por aquellos que decían que querían ganar bastante dinero antes que nada, para luego hacer lo que realmente les gustaba, al estar desahogados económicamente. En la categoría B, anteponían sus intereses primero, seguros de que el dinero vendría después.

De los 1.500 profesionales estudiados, en la categoría A estaban el 83% (1.245 personas) y la categoría B comprendía el 17% (255 personas).

Después de 20 años, había 101 millonarios en el grupo de estudio. Sólo uno provenía de la categoría A, y 100 venían de la categoría B.

Contenidos relacionados:
Vía: Soul in the Sky – John Kwarsick Blog / Imagen: Stock.xchng

Top Performer, el secreto de la motivación permanente

Lunes 14 mayo 2007

¿Qué ocurre cuando se pierde de vista la motivación que guió nuestros primeros pasos? Si nos dejamos llevar por la rutina cada vez nos cuesta más alcanzar nuevas metas.

El alma de toda iniciativa comercial es, sin duda, la energía que nace de la interacción con las personas que nos rodean. En el sector de las ventas este principio adquiere mayor relevancia, porque todos vendemos algo, ya sean ideas, productos o servicios. El problema es que nos dejamos llevar por la rutina y cuando queremos darnos cuenta esa motivación que nos guió en nuestros primeros pasos se ha quedado en el camino.

Los autores de este libro, siguiendo la línea de Fish!, presentan un enfoque audaz e innovador a través de la historia de Jim, un ejecutivo que, pese a su gran fuerza de voluntad, siente que su carrera comienza a estancarse. Su encuentro fortuito con un artista callejero le descubre un mundo de posibilidades ilimitadas: la filosofía vital del enigmático personaje le devuelve la inspiración para superarse, no sólo en su trabajo sino también en su vida personal.

Top Performer enseña a usar estrategias flexibles, a sacar partido de los errores, a dar rienda suelta a nuestra creatividad ante las situaciones imprevistas; en definitiva, muestra cómo potenciar nuestra energía positiva de una forma que nos permita ser nosotros mismos. Y este será el primer paso hacia el éxito.

– Contenidos relacionados (libros):

Un anuncio emocional simplemente genial (Aerolíneas Argentinas)

Sábado 28 abril 2007

Este vídeo me pone la piel de gallina en el corazón. Un anuncio simplemente genial.

Contenidos relacionados:

Preguntas que deberías hacer a tu futuro jefe

Jueves 19 abril 2007

Es una evidencia que hoy en día el talento escasea, por lo que las empresas afinan cada vez más -o al menos deberían- a la hora de fidelizar a sus trabajadores y captar nuevos profesionales. A la hora de enfrentarse a una entrevista de trabajo no hay que olvidar que tan importante es dar una buen impresión, como obtener información de calidad sobre quien te entrevista -la empresa-.

Lo ideal sería que tu futuro jefe te entrevistase y tú también le pudieses entrevistar a él, pero eso no siempre es posible. Otra opción es contactar con alguien que trabaje en esa empresa e indagar sobre este tema y sobre cómo es tu futuro responsable.

Guy Kawasaki escribe de vez en cuando anotaciones brillantes o al menos interesantes, y una de las últimas que he leído habla sobre este tema. Da una lista de diez temas que se deberían preguntar a tu futuro supervisor, ya que la relación con el jefe es la más importante que tiene cada trabajador y es importante averigüar qué tipo de director vas a tener:

  1. ¿Cómo responde a las críticas de sus jefes y de sus subordinados?
  2. ¿Acepta críticas cuando las cosas van mal o sólo critica a otros?
  3. ¿Se enoja y grita con relativa facilidad y por cualquier razón?
  4. ¿Es justo cuando distribuye felicitaciones por el trabajo bien hecho a sus subordinados y a sus jefes?
  5. ¿Es maleducado y trabaja con mal humor?
  6. ¿Qué tipo de emails envía, donde muchas veces sale su personalidad?
  7. ¿Qué clase de personas tienen problemas con su forma de trabajar?
  8. ¿Sabe trabajar en equipo? ¿Comparte información y colabora en el trabajo?
  9. ¿Le eligirían otros como parte de su equipo? ¿Es alguién con quien sus compañeros quieren trabajar?
  10. ¿Cómo reaccionaría si leyera este artículo?

Contenidos relacionados:

Imagen: Stock.xchng

Gracias a todos

Jueves 19 abril 2007

No todos los días se llega a las 100 anotaciones en un blog, así que hoy, voy a tomarme la licencia de escribir sobre un tema personal, algo que no suelo hacer. El tema es tan sencillo como dar las gracias a todos los implicados en la operación de hace unas semanas de mi hija María, que por diversos motivos era una intervención de riesgo y con no pocas complicaciones. Gracias a:

– El Dr. Luis Escribano, por ser durante todos estos años nuestro asesor y guía, estando siempre disponible a cualquier hora del día, estuviese a 10 o a 300 Kms. Y gracias por su absoluta dedicación y compromiso por la lucha contra la Mastocitosis, primero en el Hospital Ramón y Cajal y ahora en la SESCAM.
– La Dra. Belén de la Hoz, del Hospital Ramón y Cajal, por su completa dedicación y por ser nuestro ángel de la guardia en ausencia del Dr. Luis Escribano.
– El Dr. Alfonso Denia y su equipo, por su compromiso con la mejora de la paciente y su buen hacer en la mesa de operaciones.
– Los profesionales de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Ramón y Cajal: anestesistas, personal de apoyo y demás cirujanos, por su excelente atención y trato humano.
– Las profesionales del área de Cirugía Infantil del Hospital Ramón y Cajal, por dedicación durante todo el tiempo que hemos estado en planta.
Cristina Teodosio y María Jara del Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de Salamanca, por las facilidades que nos han dado en todo momento.
– La Asociación Española de Enfermos de Mastocitosis, por estar ahí, canalizar toda la información sobre la enfermedad y hacer fuerza en un tema tan necesario como las Enfermedades raras.
– A todos los Doctores Sonrisas de la Fundación Theodora, por hacer más llevaderas las estancias de todos los niños en los hospitales.
– A todos aquellos que no figuran aquí y que con su trabajo diario han ayudado a que la operación llegase a buen fin: enfermeras, administrativos, celadores, personal externo y de apoyo…

A todos, gracias.

Imagen: Stock.xchng

Elegir entre una empresa fuerte y un buen jefe

Sábado 31 marzo 2007

Hace tiempo leí una interesante columna de Jack y Suzy Welch en Cinco Días donde debatían si es mejor tener un buen jefe en una empresa débil, o un mal jefe en una empresa fuerte. Siempre he pensado que tener un buen jefe es uno de los principales motivos por lo que estás en un trabajo concreto, aunque esta columna me hizo replantearme la decisión.

Si Welch tuviera que elegir entre las dos opciones, no tendría ninguna duda: escogería trabajar en una buena empresa.

Según su razonamiento, si estás en una compañía buena de verdad, sus líderes acabarán por encontrar el jefe flojo y echarlo. Puede que pase un tiempo, meses o incluso un año o más. En ese caso, puede que incluso te promocionen por haber conseguido resultados durante ese tiempo. Después de todo, todo el mundo ha estado alguna vez a las órdenes de alguien inestable, egoísta o simplemente incompetente.

Pero incluso si no te promocionan -añaden-, te compensará esperar. Podrás permanecer en tu departamento con un jefe nuevo y mejor, o cambiar de sección. Recuerda: la experiencia que acumules en una empresa fuerte, rodeado de gente inteligente, valdrá la pena, y la reputación de la compañía te proporcionará una credencial excelente para el futuro.

Ahora piensa en el otro escenario. Está claro que tener un buen jefe es una de las mejores vivencias que se pueden tener. Un buen jefe puede hacer divertido el trabajo y lo llena de sentido. Puede hacerle sentirse como en casa. Consigue que su equipo se sienta como una familia.

Pero la dinámica jefe bueno-compañía débil siempre acaba mal. Todos los jefes terminan por irse: ascendidos, despedidos o a otro departamento. Y algún día tu jefe se irá, también. De hecho los jefes fuertes de las empresas débiles son especialmente vulnerables debido al estrés de “proteger” a su gente del impacto de los grandes problemas de la firma. Esta carga puede agotarlos, o convertirlos en unos marginados en la compañía. En cualquier caso, al cabo del tiempo se marchan.

En otras palabras, las buenas vibraciones que recibe de trabajar con un buen jefe en una empresa floja son sólo temporales. Su jefe se marchará, pero la compañía seguirá ahí, y no podrá hacer nada al respecto. Estará atrapado. Conseguir un buen empleo después de trabajar en una compañía con una reputación mediocre o pobre es duro. Es casi como estar contaminado.

De alguna manera, la pregunta se reduce a elegir entre beneficios a corto y a largo plazo. A corto plazo, trabajar para un mal superior -incluso en una compañía potente- puede ser un infierno. Pero a largo plazo, cuando se haya marchado, al menos tendrás la oportunidad de salir adelante.

Trabajar para un jefe solvente puede ser un gran placer a corto plazo, desde luego, incluso si la compañía se está hundiendo alrededor suyo. A largo plazo, sin embargo, la felicidad se transformará en desasosiego. Tu jefe ya no estará ahí, y todo lo que te quedará serán credenciales de segunda categoría y un buen recuerdo.

Aunque creo que Welch tiene mucha razón, sigo pensando que es totalmente posible -y exigible hoy en día-, trabajar en una buena empresa y con un buen jefe.

El Zen de la empresa (6): A problemas complicados, soluciones sencillas. Menos es más

Martes 27 marzo 2007

El progreso es simple. Cualquier tonto puede hacer las cosas más grandes, más complejas, más violentas. Se necesita un toque de genio –y mucho valor- para avanzar en la dirección opuesta. Albert Einstein.

Uno de los pilares del Zen es: menos es más.

Simplifica tu vida.
Cuanto más reducido sea el número y tamaño de las posesiones materiales, más sencillo y económico te resultará ocuparte de ellas. Libérate de compromisos y obligaciones innecesarias para disponer de tiempo y poder hacer lo que realmente quieres.

Pon fin al trabajo no productivo
El trabajo no productivo es el tiempo que dedicamos a sacar punta a los lápices, limpiar el escritorio, hacer llamadas innecesarias, ir a por otra taza de café, organizar la agenda, hacer informes, reunir datos y otras ocupaciones que nos convencemos de que se tienen que hacer antes de dedicarnos al trabajo real. Una cierta cantidad de trabajo no productivo es necesario y no se puede evitar. Hay que eliminar el trabajo no productivo que se puede evitar.

Hay dos razones que explican el trabajo no productivo:

  1. No queremos hacer lo que tendríamos que estar haciendo.
  2. No tenemos nada que hacer, pero queremos aparentar estar ocupados.

En la actual era de la adicción al trabajo, las labores no productivas alcanzan un grado de complicación impensable. Es el fenómeno que hace que, en muchos casos, parezca imprescindible permanecer entre diez y doce horas en el trabajo.

Cuando el problema es uno mismo.
Séneca decía que No es porque las cosas sean difíciles que no nos atrevemos a hacerlas, es justamente porque no nos atrevemos que se vuelven difíciles.

Dirigir las culpas al exterior es una excelente forma de quedarse tranquilo, pero no ayuda a resolver el problema. Puesto que no podemos cambiar la coyuntura, la situación de la empresa, ni nuestros jefes, ¿qué tal si empezamos por nosotros mismos?

Para ello sólo hay que abrir los ojos. Si nos detenemos a observar aquello que hacemos bien, lo que hacemos a medias y lo que hacemos mal, encontraremos un campo inmenso de superación personal.

Contenido relacionado:

  1. El Zen de la empresa (1): Introducción
  2. El Zen de la empresa (2): trabajar aquí y ahora
  3. El Zen de la empresa (3): Cuanto más grande es el caos, más cerca está la solución
  4. El Zen de la empresa (4): la empresa con zendo – el jefe espiritual
  5. El Zen de la empresa (5): be water my friend, fluye sin fricciones

Vía: El zen de la empresa /Imagen: Stock.xchng

Consejos para ser feliz de Rojas Marcos

Sábado 24 marzo 2007

El psiquiatra Luis Rojas Marcos ha estado esta semana en Madrid invitado por la Ministra Elena Salgado, para apoyar la Estrategia de Salud Mental del Ministerio y de las Comunidades Autónomas. En su intervención, defendió que no basta con curar las enfermedades mentales, sino que hay que enseñar a fortalecer el sistema inmunológico cerebral, fomentar el optimismo, la solidaridad y la felicidad. Sus principales consejos son:

  1. Lo primero es comunicarse. Rojas Marcos obliga a sus pacientes a hablar cada día con seis personas. Esta es una manera de mantener bien altas las defensas mentales.
  2. Una pizca de ejercicio físico. El deporte y la actividad son dos antidepresivos potentísimos. “Mejoran el estado físico de las personas, pero sobre todo mejoran su salud mental. Una hora al día es suficiente”.
  3. Un puñadito de ayuda a los demás. Una hora a la semana de actividades de voluntariado también es suficiente. “La inutilidad es uno de los sentimientos más paralizantes”.
  4. Unas buenas dosis de espiritualidad. La espiritualidad es otro potente activador de las defensas.
  5. Vida en equipo. Es bueno formar parte de un grupo “porque uno afronta mejor la adversidad si tiene con quién compartir el dolor”.
  6. Ocupaciones y aficiones diversas. Diversificar las relaciones, las ocupaciones y las aficiones.

Según Rojas Marcos, el 11 de septiembre y la guerra de Irak nos han hecho más vulnerables. “Creemos en una vida larga, completa y saludable. Y nos hemos creído con derecho a ello. Estos acontecimientos nos han devuelto a la realidad y nos han recordado que somos vulnerables. ¿Cómo superarlo? Disfrutando de las cosas pequeñas y viviendo al día”.

Vía: CincoDías / Imagen: Stock.xchng