Archive for the ‘jóvenes’ Category

La casa azul: antídoto para la infelicidad

Miércoles 2 enero 2008

Vamos a empezar el 2008 con alegría y vitalidad. Hay un grupo que me gusta y que quiero recomendar. Se llama La Casa Azul, aunque su verdadero cerebro y creador es Guille Milkyway. Este cantante, DJ y productor barcelonés es conocido por ser el autor de la sintonía de la campaña de publicidad Amo a Laura, cantada por el inexistente grupo Los Happiness.

En la música de La Casa Azul cohabitan sin problemas el doo wop de los 50 con el easy listening hipervitaminado, el bubblegum y sunshine pop de los 60 con el technopop de los 80, el disco de los 70 con el shibuya-key y el europop de los 90. Son canciones pop melódicas, con estribillos contagiosamente inolvidables y arreglos sobresalientes. Consiguen armonías juguetonas y estribillos fácilmente tarareables. Son auténticas explosiones chispeantes de sensaciones pop en tecnicolor. Música pop con mayúsculas.

Es un grupo que muestra una sencillez admirable y una envidiable actitud positiva ante la vida. Transmiten un sentimiento de plenitud en el que muchas veces, para que la vida te sonría, tan sólo tienes que sonreír tú primero.

Puedes escuchar varias canciones de La Casa Azul en este enlace.

Y si te animas, puedes plantearte algunos buenos propósitos para el año que empieza, mientras escuchas a La Casa Azul.

Anuncios

La mitad de los jóvenes españoles sueñan con ser funcionarios

Domingo 4 noviembre 2007

Hace poco leí una columna de Manuel del Pozo en el diario Expansión llamada Yo no quiero ser funcionario. Mis padres son funcionarios y siempre me han inculcado la idea de que hay que hacer las cosas lo mejor posible y que ello requiere esfuerzo y sacrificio, por lo que es injusto generalizar. Pero creo que este texto analiza de forma certera varios problemas actuales:

  • En España aumenta el número de jóvenes con poco espíritu luchador: pese a su edad y momento vital, no tienen grandes aspiraciones y evitan asumir responsabilidades. Mientras, en los países de la Unión Europea y extracomunitarios, esta tendencia no es tan pronunciada y los jóvenes están cada vez mejor formados y mantienen las ganas por luchar y trabajar.
  • La sociedad en general (políticos, instituciones, etc.) no está potenciando el pensamiento alternativo, el espíritu innovador, y la cultura del esfuerzo y el sacrificio. Por su parte, un buen número de familias españolas está obsesionado en conseguir hijos perfectos con una asfixiante y limitadora sobreprotección. Si a esto le unimos la aceptación por parte de los padres de que los jóvenes no tienen que asumir responsabilidades, y que no hay que exigirles, el resultado puede ser explosivo.
  • Se mantiene el divorcio entre la universidad y empresa. La universidad y la enseñanza en general, sigue sin lograr tomarle el pulso al mundo laboral real.
  • Pese a todo siguen surgiendo jóvenes que se arriesgan y defienden que compensa emprender, que ver crecer tu propia compañía no se puede comparar con nada, y que puedes llegar a realizar tus sueños. Jóvenes que demuestran con esfuerzo que la vida es demasiado bonita como para no hacer en ella lo que uno desea.

—- Contenidos relacionados —–