Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Diez secretos para evitar los coqueteos del empleado con la competencia

Jueves 20 septiembre 2007

Antes, los trabajadores luchaban por mejorar sus condiciones dentro de una empresa. Ahora, parece más fácil pasarse al bando rival, con la consiguiente pérdida de talento y de tiempo invertido en su formación.

El desafío de una empresa del siglo XXI no se limita sólo a conseguir clientes, sino también a atraer y retener a los trabajadores más jóvenes.

Promesas incumplidas, jefes autoritarios, ausencia de posibilidades de promoción interna… Son muchos los motivos por los que las nuevas generaciones pueden abandonar una empresa.

Cada empresa puede optar por la política de recursos humanos que más le convenga, pero tiene que tener claro que la época del ordeno y mando pertenece al siglo pasado y que los jóvenes “no esperan un estilo de liderazgo de obediencia ciega”, apunta Camilla Hillier-Fry, directora de PeopleMatters. La flexibilidad laboral y el teletrabajo son dos caminos a explorar.

Guía práctica para no perder trabajadores con talento:

1. Promover la equidad interna y vincular la retribución al desempeño particular, fijando criterios objetivos.

2. La compensación, además de competitiva, tiene que adaptarse a los jóvenes, que suelen preferir un coche a un seguro de vida.

3. La carrera profesional tiene que contar con itinerarios que fomenten la promoción interna. Dar autonomía también ayuda.

4. Mantener el interés de un puesto de trabajo asignando nuevos retos y responsabilidades.

5. Fomentar la formación y no confiar en que un empleado se quedará en la empresa de por vida.

6. Aunque la movilidad en España no es muy popular, hay empleados que valoran positivamente la posibilidad de trabajar en el extranjero por un tiempo.

7. El sueldo no lo es todo en un trabajo, por lo que es necesario fomentar una cultura en la empresa que reconozca de algún modo el esfuerzo personal.

8. Frente a un modelo más competitivo, se ha impuesto un sistema de colaboración entre compañeros para aumentar la productividad de los empleados.

9. Los nuevos estilos de vida exigen políticas laborales más flexibles. Unos optan por horarios libres y otros prefieren el teletrabajo.

10. Las empresas no sólo tienen que hacer marca frente a sus clientes, sino también ante potenciales empleados.

—– Contenidos relacionados —–

Vía: Expansión / Imagen: Stock.xchng

Anuncios

Decálogo para la innovación

Miércoles 19 septiembre 2007

José María Zabala, director general de la Asesoría Industrial Zabala, plantea en Expansión que debemos asumir la innovación como una inversión de la empresa. Para ello, indica diez buenas prácticas que puede aplicar cualquier empresa, aunque sea pequeña o mediana:

1. Integrar la Innovación en la estrategia general de la empresa. La Innovación redunda en beneficio de su productividad y se convierte en el factor clave de la competitividad de las organizaciones.

2. Asumir el proceso innovador desde la propia Dirección. La gerencia debe invertir tiempo a la Innovación y poner todos los medios para vigilarla, protegerla, incentivarla y controlarla.

3. Innovar siempre pensando en el mercado. La Innovación parte de la identificación de las necesidades del mercado. Sólo tiene sentido en la medida en que consigue satisfacerlas.

4. Enfrentarse al riesgo. Es necesaria una fuerte convicción para ir contra corriente. Sin riesgo no hay fracaso, pero tampoco éxito alguno. Hay que ser flexible y abierto al cambio. Ser arriesgado no debe implicar ser imprudente.

5 . Delegar y concentrarse en el propio “saber hacer”. La gerencia debe participar en el qué se va a hacer y en el para qué. Dejar el cómo en manos de los expertos. Contratar a especialistas sale más barato.

6. Innovar sí, pero planificadamente. Definir presupuestos en función de los objetivos. Hacer vigilancia tecnológica, elaborar un análisis del estado de la situación y exigir resultados en plazos razonables (ni a corto plazo ni con demasiado retraso).

7. Formalizar las ideas en proyectos de innovación. Los proyectos son herramientas que permiten desarrollar una estrategia de innovación. Sólo a través de ellos se puede optar a ayudas e incentivos económicos. Deben apoyarse en tres pilares básicos: técnico, comercial y financiero.

8 . Cooperar al máximo junto a empresas y organismos de investigación. En materia de Innovación, uno más uno es mucho más que dos. Colaborar con Centros Tecnológicos y universidades, a través de contratos que transfieran conocimiento. Cooperar con empresas que complementen la actividad de la propia compañía.

9. Destinar recursos materiales y humanos razonables. Hay que dedicar personal capacitado para aportar ideas y para captar las buenas iniciativas de los demás.

10. Afrontar el futuro integrando la Cultura de la Innovación en la empresa. La Innovación, junto a la cooperación y la internacionalización, son las claves del siglo XXI. Sólo a través de una economía basada en el Conocimiento será posible afrontar los retos de un mercado globalizado.

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

El ambiente laboral retiene mucho más que el salario

Domingo 9 septiembre 2007

Según el Estudio Anual Cátenon de Satisfacción Laboral y Calidad de Vida 2007 lo que más retiene a los españoles en su puesto de trabajo, es el ambiente laboral, seguido de la responsabilidad del puesto que desempeñan, el reconocimiento que tienen dentro de la empresa y el sentirse bien pagado. De esta forma, es el ambiente laboral, frente a otros condicionamientos como el sueldo, lo que verdaderamente termina reteniendo al profesional.

Por otra parte el 75% de los españoles renunciarían a parte de su sueldo para mejorar su calidad de vida, algo que nos lleva directamente a la conciliación de la vida personal y profesional

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng

Buenos propósitos para el curso que comienza

Martes 19 septiembre 2006

Me gusta El Economista. Es un diario bien hecho, popular-divulgativo, muy cuidado en imagen y que cuenta con grandes profesionales. Lo que habrá que ver es qué cabecera económica termina cayendo en el futuro, porque lo que está claro es que no hay nicho para todos los que están ahora.

El otro día me sorprendió gratamente un texto de Sonia Franco en este diario. Sonia ha trabajado durante más de 13 años en el grupo Recoletos y a finales de 2005 los señores Salas la ficharon para llevar la página web de El Economista (no en vano es ex-directora de Expansión.com).

Con buen humor y un estilo divertido, el texto dice lo siguiente:

He decidido no volver a ponerme metas que lo único que hacen es aumentar mi sentimiento de culpa. Ahora voy a trabajar en los cambios que quiero hacer en mi vida y concentrarme en que duren.

Hay muchas pequeñas cosas que nos gustaría cambiar en nuestro entorno, pero siempre nos faltan ganas, tiempo y/o energía. En el terreno laboral:

  1. Reevaluar nuestras carreras: ¿Estoy realmente haciendo lo que quiero? ¿Aprovecho al máximo el potencial de mis conocimientos y aptitudes?
  2. Seguir aprendiendo, ya sea dentro de nuestro campo laboral, poniéndonos al día de las últimas tendencias, o haciendo ese curso de historia del arte que tantas veces hemos aparcado…
  3. Organizar mejor el tiempo. Y no sólo para ser más eficientes, sino para tener ¡más vida!
  4. Dar un paso adelante: ¿Por qué no dejar de conformarnos con hacer lo que se nos encarga e ir más allá? Seguro que la empresa valora que seamos proactivos.
  5. Escuchar las críticas sin enfurruñarnos. Seguro que nos ayudan a mejorar.
  6. Conocer lo que valemos en el mercado. A lo mejor nos llevamos una sorpresa que nos ayuda a que nos suban el sueldo (si no, profundizar en los puntos 4 y 5)
  7. Mejorar las relaciones con nuestros compañeros y jefes.

¿Parece fácil, verdad? ¿Y por qué no habría de serlo? En el fondo, se trata de tomar el control sobre nuestras carreras profesionales y no dejar que el tiempo vaya pasando en balde.

"Si el empleado no rinde, vigile a su jefe"

Martes 19 septiembre 2006

El jueves 14 de septiembre, Silvia Dvorak ha publicado en el periódico Cinco días un interesante artículo sobre el Absentismo emocional. Está basado en un estudio de Gallup realizado durante los últimos 25 años, en los que encuestaron a más de un millón de trabajadores y 80.000 gerentes, con resultados como el de que tan sólo el 20% de los empleados dan lo mejor de sí mismo cuando trabajan.

Y Silvia, con buen olfato periodístico, pregunta sobre este tema a un simpre interesante Juan Carlos Cubeiro, que dice cosas como estas:

“El coste de oportunidad de un empleado presente pero no implicado totalmente es muy elevado en términos de productividad y beneficios empresariales. Además, en la actualidad las compañías no se conforman con la mera ejecución de tareas, sino que piden a sus colaboradores innovación, trabajo en equipo y orgullo de pertenencia”.

Según Cuberio, ‘la solución no se encuentra en firmar convenios colectivos, sino en tomarse a las personas y sus valores en serio”. Y según Sivia, “cada vez más empresas buscan el compromiso de sus colaboradores más allá de los tradicionales factores extrínsecos al trabajo -sueldo, estatus, planes de pensiones- y responden a las necesidades motivacionales que mueven a sus colaboradores en su puesto -plan de carrera, clima de trabajo, conciliación vida personal y profesional-.”

Cubeiro explica que el superior inmediato es la persona mejor situada para detectar una ausencia emocional repetitiva o permanente. ‘Los síntomas se manifiestan en tres niveles: la gestión de sí mismo, con falta de confianza o de autocontrol a la hora de expresarse; la gestión de las relaciones con el entorno, menor atención a las necesidades del cliente o del resto del equipo; y falta de creatividad, menor receptividad a aquello que sucede a su alrededor y escasez de ideas’, añade.

Las políticas de motivación basadas exclusivamente en recompensas económicas funcionaron y funcionaran si se busca el simple acatamiento de tareas. El compromiso, la fidelidad y la pasión de los empleados, por el contrario, no se compran tan fácilmente.

Y en el artículo de Dvorak, tras Cubeiro, aparece Marcus Buckinghan, que indica que ‘El 70% de los empleados que abandonan su puesto de trabajo es por problemas con su jefe’, y da un consejo evidente: ‘Si un empleado no rinde, primero observa a su jefe’. Evaluar y mejorar la calidad de los gerentes se ha convertido en una pieza clave de la gestión de los recursos humanos.

Buckingham concluye que ‘el empleado eficiente podrá elegir una empresa por sus líderes carismáticos, la generosidad de sus beneficios o sus programas de formación, pero su tiempo de permanencia en ella y su productividad dependerán de la relación con su supervisor inmediato’.

Cosas que aprendí en publicidad y que, en realidad, valen para (casi) todo en la vida

Viernes 21 abril 2006

Pepe Cavero, director de Todo PyME, hace una interesante entrevista a Stanley Bendelac a raíz del libro que acaba de publicar, Nunca tires la toalla. Bendel ha sido presidente del Grupo Delvico Red Cell en España y Country Manager de España y Portugal de Red Cell hasta diciembre de 2005.

Según Bendelac, las cosas que ha aprendido en publicidad y que, en realidad, valen para (casi) todo en la vida, se resumen en:

  1. Diviértete trabajando y nunca tires la toalla. Si no, la vida es muy aburrida.
  2. La verdad es lo que mejor comunica. El ser auténtico vende. Lo peor es intentar comunicar con medias verdades, medias mentiras, artimañas. Eso no funciona.
  3. Lo importante no es cómo caes, sino cómo te levantas. Levantarse con ánimo de triunfar, de tener éxito, de volver a hacer las cosas bien…, eso es lo importante.
  4. Por encima de sistemas, de métodos, de personas, lo que cuenta fundamentalmente para tener éxito es la visión de un líder. Que haya una persona que tenga una visión adonde llevar a la compañía.
  5. Siempre hay que rodearse de personas mejores que uno mismo. De esa forma se aprende y se crece.
  6. Pocas veces hay que dejar para el último momento tomar una decisión difícil. No conviene esperar hasta el final para decidir. Si lo haces bien, dispones de tiempo para poder asimilar, digerir lo que has decidido, y ver que lo que has decidido está bien decidido.
  7. Cuando estás en un momento en el que te la juegas y tu razón no sabe aconsejarte, deja que tu intuición funcione. Haz caso a las emisiones. Cuando escuchas bien a la intuición y le haces caso, te lleva a buen puerto. Hay momentos en la vida en que la razón no te permite tomar la decisión adecuada, y es entonces cuando hay que hacer caso a las intuiciones.
  8. Cuando se crean lealtades, siempre estarán ahí. Y siempre estarán a tu favor. Aunque pase el tiempo.
  9. No aporta futuro trabajar en organizaciones cuyos líderes están más interesados en su propio beneficio que en el de la compañía.
  10. Vales lo que valen tus últimas campañas (en publicidad), tu último trabajo.

Dedicado a Fernando Somoza, que después de tantos agradables años va a emprender un nuevo reto profesional.

En los momentos de crisis, la imaginación es más importante que el conocimiento

Sábado 8 abril 2006

Cuentan que había un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera en la cual se leía:

“POR FAVOR, AYÚDENME, SOY CIEGO”


Un creativo de publicidad que pasaba frente a él, se detuvo y vio unas pocas monedas en la gorra.

Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio la vuelta, tomó una tiza y escribió otro anuncio. Volvió a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue.

Por la tarde el creativo volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna, su gorra estaba llena de billetes y monedas. El ciego reconoció sus pasos y le preguntó qué había puesto en el cartel.

El publicista le contestó: “Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras”, sonrió y siguió su camino.

El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía:

“HOY ES PRIMAVERA Y NO PUEDO VERLA”


CAMBIEMOS de ESTRATEGIA cuando no nos salgan las cosas y veremos que las COSAS pueden CAMBIAR.

  • Si continúas haciendo siempre lo mismo, obtendrás siempre los mismos resultados. Para conseguir algo nuevo, debes hacer algo diferente. (Albert Einstein)
  • En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.
  • Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.

Conciliación trabajo-vida como demanda social y valor diferencial que atrae profesionales

Jueves 24 noviembre 2005

Jaime Pereira, director de desarrollo de consultoría directiva del Grupo Manpower escribía el pasado fin de semana en Expansión&Empleo sobre conciliación de vida laboral y profesional. Según Pereira, “La conciliación entre trabajo y vida personal es una demanda social que se impondrá y que será el verdadero valor diferencial para atraer a los mejores profesionales. Como diría la profesora Nuria Chinchilla, si hablamos de ecología, que sea de la ecología humana, sin demagogias. A mayor satisfacción personal, mayor productividad. ¿Se puede pedir más?.

Por eso me gusta la expresión good life management. El reto de cualquier líder que gestione personas es proporcionar un entorno donde el trabajo sea una bendición y no un castigo. Según un reciente estudio publicado por una consultora, el 48 por ciento de los directivos encuestados piensa que es una utopía conjugar trabajo con familia con los actuales modelos de liderazgo. Pues ya sabemos el remedio: menos imagen y más coherencia. Ésta es una labor de todos. Los retos difíciles son los que de verdad hacen historia”.

¿Somos felices?

Jueves 24 noviembre 2005

El sacerdote chileno y profesor universitario Hugo Tagle escribía ayer un interesante artículo de opinón en El Diario Financiero sobre la felicidad. Tagle comenta que en esto de ser felices, no hay una receta única y que la felicidad no tiene directa relación con los medios de que se dispongan. “Si bien estos ayudan”, sigue escribiendo, “no hacen más felices. En muchas ocasiones el exceso de cosas lleva a la soledad, aislamiento y tristeza. Y al revés: la vida sencilla es tierra fértil para percibir las pequeñas felicidades de la vida, que el agobio cotidiano nos impide ver en toda su nitidez.

La ansiedad nos carcome y, en materia de felicidad, todo parece poco. Caemos en un frenesí de búsqueda de experiencias cada vez más fuertes, exóticas, que nos dejan con el alma en un hilo. El reposo interior, la calma deja de ser signo de felicidad para hacernos creer que la tenemos que buscar siempre fuera y cada vez en dosis artificiosamente mayores. Pero ser felices implica preguntarse por el entorno, por los que me rodean, más que por uno mismo. Sin esa dimensión externa, toda felicidad personal queda trunca, coja. Soy feliz en la medida en que hago felices a otros, en que otros se realizan o descubren cuotas de felicidad gracias a mí.

La felicidad no se posee, sino es regalándola, renunciando a una pequeña cuota de ella para experimentarla, crecida, en un tiempo más. Comprendo que mucha gente no sea feliz. La cultura del “quitaypón”, de mercancías desechables, de cambio de productos cada 6 meses, ha hecho que perdamos la sensibilidad para la felicidad madurada como el buen vino. Tenemos la vista puesta en la próxima experiencia y olvidamos disfrutar el momento con decisión. Reencantar los momentos simples como pueden ser una conversación con un viejo amigo, algo más de tiempo con la familia, o un rato de deporte extra, nos volverán a centrar en la felicidad correcta. Y entenderemos por fin, que ésta no está lejos, sino ahí, a nuestro lado”.

Hoy puede ser un gran día

Lunes 21 noviembre 2005

Esta es una canción que desde que la oí por primera vez hace muchos años, me impactó positivamente y no permito que pase mucho tiempo sin que la cabeza me la recuerde. Es del maestro Serrat:

“Hoy puede ser un gran día. Plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia para comenzar y recíbelo como si fuera fiesta de guardar.

No consientas que se esfume, asómate y consume la vida a granel. Hoy puede ser un gran día, duro con él.

Hoy puede ser un gran día donde todo está por descubrir, si lo empleas como el último que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos y ventílalos al sol y no dosifiques los placeres; si puedes, derróchalos.

Si la rutina te aplasta, dile que ya basta de mediocridad. Hoy puede ser un gran día, date una oportunidad.

Hoy puede ser un gran día imposible de recuperar, un ejemplar único, no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea lo han puesto para ti. No lo mires desde la ventana y siéntate al festín.

Pelea por lo que quieres y no desesperes si algo no anda bien. Hoy puede ser un gran día y mañana también”.

Diez claves clásicas de la felicidad

Domingo 20 noviembre 2005

Pablo S. Otero escribe una columna de opinión en el diario argentino La prensa, replicando a la reciente investigación de científicos ingleses que decían haber encontrado la fórmula de la felicidad en diez sencillos puntos.

Según Sotero, “la felicidad es otra cosa. La felicidad no es ir al encuentro de lo placentero sino del bien y de la verdad.

Existen, entre muchas otras, diez opiniones que pueden ayudar a comprender un poco mejor de qué se trata la verdadera felicidad como el mejor comienzo para alcanzarla:

  1. “El hombre feliz no es el hombre que ríe, sino aquel cuya alma, llena de alegría y confianza, se sobrepone y es superior a los acontecimientos. Los elementos de la dicha son: una buena conciencia, la honradez en los proyectos y rectitud en las acciones.” (Séneca)
  2. “La felicidad consiste en hacer el bien, es de los que se bastan a sí mismos y estriba en el libre ejercicio de la mente.” (Aristóteles)
  3. “Vivir para otros no es sólo ley del deber, sino también ley de la felicidad.” (Augusto Comte)
  4. “La felicidad consiste en ser libre, es decir, en no desear nada.” (Epícteto)
  5. “La felicidad consiste principalmente en resignarse a su suerte, en querer ser lo que se es.” (Erasmo de Rotterdam)
  6. “Sólo de la rectitud del corazón nace la felicidad de todos requerida.” (Esquilo)
  7. “La felicidad nace de la moderación.” (Johann Wolfgang von Goethe)
  8. “La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz.” (Hermann Hesse)
  9. “Buscamos la felicidad en los bienes externos, en las riquezas; el consumismo es la forma actual del summum bonum. Pero el consumidor nunca está satisfecho, es insaciable y, por tanto, no feliz. La felicidad consiste en el desprendimiento.” (José L. López Aranguren)
  10. “Cuando hemos renunciado a nuestra dicha y nos contentamos con ver dichosos a los que nos rodean, es quizá cuando empezamos a serlo.” (Jacinto Benavente)

La felicidad: lecciones de una nueva ciencia

Domingo 20 noviembre 2005

El libro La felicidad: lecciones de una nueva ciencia, no ha dejado indiferente a nadie. Su autor es Richard Layard, economista inglés, miembro de la Cámara de los Lores, profesor de la London School of Economics y asesor del gobierno Blair.

Según indica el economista y rector de Eseade, Martín Krause, en el diario argentino La Nación, “Layard plantea dos hechos paradójicos: la gente más rica, es de promedio, más feliz que la gente probre; pero las sociedades avanzadas no han logrado ser más felices a medida que se han enriquecido”.

Por ejemplo, el 32% de los norteamericanos se consideraba “muy feliz” en 1975 y el 55% “bastante feliz”, frente al 31% y al 58% de 1996, aunque la renta per cápita se ha incrementado notablemente desde la primera fecha. Layard indica que una vez que un país ha alcanzado un nivel de riqueza superior a los $15.000 per cápita, su nivel de felicidad no tiene correlación con el incremento de los ingresos.

Krause continúa indicando que “según Layard, son dos los factores que impiden que ese incremento del ingreso se transforme en mayor felicidad.

  1. El primero es el hábito: a medida que aumenta progresivamente mi ingreso, me voy acostumbrando y lo tomo como habitual.
  2. El segundo es la rivalidad: comparo lo que tengo con lo que tienen otros y si los otros mejoran, necesito más para estar tan bien como antes.

En relación con esta rivalidad se comenta un experimento donde se le preguntó a la gente si preferiría un mundo donde ganara 50.000 dólares al año y el resto de las personas la mitad que ellos, comparado con otro donde ganara 100.000 dólares y el resto el doble. La mayoría habría preferido el primero. Estúpido, ¿verdad?”.

Por otra parte, Antonio Gil, subdirector de Diario Córdoba, escribe en las páginas de opinión que “Richard Layard, en su obra apasionante La felicidad, coloca cuatro “factores”, que deterioran cada día más ese anhelo de ser felices:

  1. el progreso rápido
  2. las libertades desenfrenadas
  3. la crisis de valores
  4. y el deterioro de las familias

El puro egoismo reseca las entrañas, nos vuelve huraños y desconfiados, y a pesar de que se muevan mucho nuestros pies, no avanzamos. En realidad, como en las cintas transmisoras, lo que se mueve es el suelo que cambia de forma o de ritmo. Nosotros seguimos anclados en el mismo lugar: vacíos, sedientos, inmóviles. Y llega el escalofrío…”

Científicos ingleses descubren la fórmula de la felicidad

Sábado 19 noviembre 2005

El Confidencial y Terra publican una curiosa noticia de la BBC sobre el estudio que han llevado a cabo durante tres meses unos científicos en un pueblo del norte de inglaterra (Slough). Según el mismo, dicen haber encontrado los ingredientes esenciales para hacer más feliz la vida de las personas.

En resumen, las dos principales cosas que hay que hacer para ser feliz son comunicarse con los demás y llevar una vida sana desde el punto de vista mental y físico. En estos diez puntos se cubre el estado físico de la persona y su relación con el trabajo, otras personas y la comunidad. En resumen, la receta para la felicidad consiste en hallar, para cada persona, los mecanismos que permiten reparar su capacidad para conectarse consigo misma y con los demás.

De forma detallada, las actividades que mayor satisfacción ofrecen, son:

  1. Plantar algo y mantenerlo vivo
  2. Sonreir o hablar con extraños
  3. Llamar a un amigo que hace tiempo que no ves y organizar una cita con él
  4. Reducir a la mitad el tiempo frente a la televisión
  5. Recordar cada día cinco cosas positivas de la vida
  6. Salir a caminar
  7. Hablar durante más tiempo con los seres queridos, con tu pareja
  8. Mantener la esperanza
  9. Echar cada día una buena carcajada y mímate con algo, disfrutándolo
  10. Realizar ejercicios, al menos, media hora al día y tres veces por semana

El estudio fue realizado por el equipo de investigación formado por el psicólogo Richard Stevens, el psicoterapeuta Brett Kahr, los sociólogos Andrew Mawson y Richard Reeves y las médicos Jessica Pryce-Jones y Philippa Cahpman. “Casualmente”, la BBC ha hecho un documental con cuatro capítulos llamado “Haciendo feliz a Slough”, que ha emitido en televisión en estos días.

Vivir

Domingo 13 noviembre 2005

¡Carpe Diem! Aprovecha el día.
No dejes que termine sin haber crecido un poco,
sin haber sido un poco mas feliz,
sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie
te quite el derecho de
expresarte que es casi un deber.

No abandones tus ansias de hacer de tu vida
algo extraordinario…

No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesí
así pueden cambiar el mundo…

Somos seres, humanos, llenos de pasión.
La vida es desierto y tambien es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos convierte en
protagonistas de nuestra propia historia…
Pero no dejes nunca de soñar,
porque sólo a través de sus sueños
puede ser libre el hombre.

No caigas en el peor error, el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes…
No traiciones tus creencias. Todos necesitamos
aceptación, pero no podemos remar en
contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.

Disfruta el pánico que provoca tener
la vida por delante…
Vívela intensamente,
sin mediocridades.
Piensa que en ti está el futuro y en
enfrentar tu tarea con orgullo, impulso
y sin miedo.

Aprende de quienes pueden enseñarte…
No permitas que la vida
te pase por encima
sin que la vivas…

Walt Whitman
Canto a mí mismo

El monje que vendió su ferrari (I)

Viernes 11 noviembre 2005

Aún no he acabado de leer este libro, pero no puedo más que recomendárselo a cualquiera, ya que en el día a día que vivimos hoy es necesario parar de vez en cuando para poder saber en qué dirección estamos yendo.

Capítulo 2

Seguramente, mucha gente, cuando ve que la muerte se acerca piensa que ha sido un error pasar tanto tiempo en la oficina, o no haber hecho antes lo que realmente le gustaba.

Capítulo 3

La verdadera generosidad para con el futuro consiste en entregarlo todo al presente. […] Mi vida se volvió mucho más sencilla y plena en cuanto dejé atrás el bagaje de mi pasado. Tan pronto como prescindí de los grandes placeres de la vida, empecé a disfrutar de los pequeños, como ver un cielo estrellado al claro de la luna o empaparme de sol en una gloriosa mañana de verano.

[…]

Me di cuenta de que mi misión es servir a los demás y contribuir de algún modo a hacer este mundo un lugar mejor. Ahora vivo para dar; […] viviendo de forma austera pero gratificante.

[…]

Todo suceso tiene un porqué y toda adversidad nos enseña una lección. He comprendido que el fracaso, sea personal, profesional o incluso espiritual, es necesario para la expansión de la persona. Aporta un crecimiento interior y un sinfín de recompensas psíquicas. Nunca lamentes tu pasado. Acéptalo como el maestro que es.

[…] la vida consiste en tomar opciones. El destino de cada uno de nosotros depende de qué opciones tomamos.

Robin S. Sharma

La buena suerte y la psiconomía

Jueves 10 noviembre 2005

Me gusta leer los libros de éxito cuando ya se ha pasado la borrachera en el ambiente, para así saborearlos con perspectiva. Así que me he decidido a leer el ejemplar que tenía de La buena suerte, un año después de su boom.

Tras su lectura me he zambullido en la Red para intercambiar opiniones, y me he encontrado con una interesante entrevista en el Magazine de El Mundo.

Ahí van alguno de los momentos más brillantes:

Álex Rovira. 35 años. Una cita: “Un optimista ve la oportunidad en la calamidad y un pesimista, una calamidad en la oportunidad” (W. Churchill)

Fernando Trías de Bes. 37 años. Una cita: “Triunfa quien se levanta y busca las circunstancias. Si no las encuentra, las crea” (Bernard Shaw)

Para Álex Rovira, una de las claves del éxito de La buena suerte, es la apuesta que hacen por integrar el alma y el bienestar personal en la economía, es decir, poner en práctica esa teoría suya llamada psiconomía. Y así, cambian conceptos clásicos de la economía como competencia por otros del tipo solidaridad y confianza. “La paradoja es que a los ejecutivos se les enseña a pensar en las cosas y no en sí mismos. No se los alfabetiza emocionalmente”, añade Álex.

El decálogo para hacer de la buena suerte una aliada

1) Es necesario que uno mismo la cree: “¡Quién si no! La suerte en general no dura mucho tiempo, pero si hablamos de la buena suerte, la que nace de la responsabilidad sobre la propia vida, ésa dura siempre, porque la creas tú mismo”.

2) Hay que ir en su busca: “Hay mucha gente que quiere tener buena suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella. Siempre hay más gente dispuesta a invertir en los juegos de azar que la que se propone trabajar para sacar una idea adelante y que, con ese esfuerzo, prospere”.

3) Es fundamental fijarse y aprender de los errores: “Si ahora no tienes buena suerte, tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre. Para que aparezca la buena suerte es conveniente crear nuevas circunstancias y lo mejor para ello es fijarse en los errores. Si te fijas sólo en lo correcto te encontrarás en la misma situación una y otra vez. El error es la base del cambio y eso es importantísimo. Charles Darwin, por ejemplo, siempre llevaba una libreta encima para anotar todo aquello que no le cuadraba. Sabía que, de lo contrario, el subsconsciente haría que lo olvidara. Darwin entendió que inspirándose en el error podría conseguir su objetivo”.

4) Se debe ser generoso: “Preparar las circunstancias de la buena suerte no es buscar únicamente el beneficio propio. Crear circunstancias para que otros también ganen atrae la buena suerte. Éste es uno de los principios más importantes, porque cuanto más das, más recibes, es como el efecto ‘boomerang’”.

5) No dejar nada para mañana. “Si ‘dejas para mañana’ la preparación de las circunstancias, la buena suerte quizá nunca llegue. Crearlas requiere dar un primer paso… ¡Dalo hoy! Y es que lo contrario de la oportunidad es la incapacidad de aprovechar lo que tienes delante ahora”.

6) Se debe buscar en los pequeños detalles, en las circunstancias aparentemente innecesarias pero imprescindibles. “Hay que estar muy alerta, porque siempre hay un pequeño detalle que desvela la esencia del cambio, lo que te da buena suerte puede estar ahí. Es lo que le pasó a Alexander Fleming. El moho lo habían visto todos sus colegas, pero él fue el único que lo puso en el microscopio. Pocos años antes de morir, aseguraba que no había hecho nada y que su único mérito fue no ignorar aquella sugerente capa de moho. Los grandes genios han sido aquellos capaces de hacer algo nuevo con lo que era evidente. Han puesto de manifiesto obviedades que otros no habían sido capaces de ver. Muchas veces los detalles pasan desapercibidos porque no se tiene la actitud adecuada. Si piensas que las cosas pasan porque sí, no ves nada más. Los detalles tienen una capacidad de cambio definitiva, igual que el error”.

7) No preocuparse por el azar. “A los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les parece absurdo. A los que crean circunstancias el azar no les preocupa”.

8) Desconfiar de quien vende suerte. “Nadie puede vender suerte. La buena suerte no se vende. Ahí está la lotería: la probabilidad de que te toque es casi cero. Cada tres o cuatro semanas hay alguien que consigue mucho dinero, pero piensa en la cantidad de gente que ha jugado. Sin embargo, ese afortunado alimenta las esperanzas de los millones de personas que se creen que el calvo que sopla pelotitas en el aire se les aparecerá. En realidad, lo que pasa es que a veces tenemos tantas ganas de realizar nuestro sueño que caemos rendidos ante cualquier persona que pase por delante y nos diga que él lo hará por nosotros”.

9) Hay que ser paciente y perseverante. “Cuando ya hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones. Para que la buena suerte llegue, confía. Hay que tener fe en lo que estás haciendo y tienes que creértelo para verlo y no al revés. La fórmula mágica para nosotros es: imaginación por deseo igual a realidad. El inconsciente no diferencia lo que es real de lo que no lo es. La imaginación es inmediata, imaginar da mucha energía y activa los mecanismos de percepción selectiva que te llevan a que aquello sea más fácil que se produzca. Además, la fe tiene mucho que ver con la capacidad de anticipar el resultado”.

10) La oportunidad siempre está ahí. “Crear buena suerte es preparar las circunstancias para la oportunidad, pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡siempre está ahí! El mundo está lleno de oportunidades pero, claro, hay que buscarlas. Si no estás preparado, las circunstancias son neutras, pero si lo estás y tienes el coraje de dar un paso adelante estamos convencidos de que hay muchas más oportunidades que amenazas, la cuestión es dar el paso y romper la frontera, que muchas veces está definida por el miedo al fracaso”.

Los 7 hábitos para dirigir tu vida

Miércoles 9 noviembre 2005

Ha caído en mis manos un E-Book de José María Acosta llamado Los 7 hábitos para dirigir tu vida, que tiene una serie de puntos interesantes. Según el autor, solemos perder del orden de 3 horas al día a causa de hábitos inadecuados, pero siguiendo 7 hábitos fáciles de asimilar -pero que requieren cierta disciplina para aplicarlos-, nos ayudarán a gestionar nuestro tiempo y dirigir nuestras vidas. Estos son:

1. Decide adónde quieres ir.

2. Decide qué debes hacer para llegar allí.

3. Comienza por lo más importante.

4. Asigna a cada cosa sólo el tiempo justo. Y ¡delega!

5. Sigue tu programa.

6. Concéntrate en un solo asunto. Y termínalo.

7. Hazte la vida más fácil.

El libro completo se puede descargar gratuitamente de internet.

Decálogo de la serenidad

Martes 1 noviembre 2005

Mis compañeros de la Asociación de Antiguos Alumnos de Areneros – Recuerdo me han mandado una interesante Decálogo de la Serenidad de Juan XXIII.

1. Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.

2. Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto, cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mí mismo.

3. Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no solo en el otro mundo, sino en este también.

4. Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten todas a mis deseos.

5. Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura, recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

6. Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

7. Sólo por hoy haré por lo menos una cosa que no deseo hacer, y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.

8. Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades : la prisa y la indecisión.

9. Sólo por hoy creeré firmemente ( aunque las circunstancias demuestren lo contrario ) que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie existiera en el mundo.

10. Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y de creer en la bondad.

Análisis del liderazgo empresarial español

Martes 1 noviembre 2005

Comenta Amaya Iríbar, en el suplemento Negocios de El País, que los consultores de Spencer Stuart Manuel Márquez y Jorge Barbat han estado dos años investigando para escribir el libro Claves de éxito de 25 líderes españoles.

“Todos ellos reúnen, en mayor o menor medida, las características que definen a un líder y que según los autores se resumen en cuatro rasgos fundamentales:

1. La visión de futuro, que debe diferenciar a la compañía de sus competidores y actualizarse cada día

2. La capacidad de decisión y acción para llevar esa visión a la práctica, para lo que es fundamental la confianza del directivo en sí mismo

3. La habilidad para crear en su organización una estructura flexible y unos procesos que le permitan la máxima rapidez y eficacia, lo que exige que el líder sea capaz de motivar e involucrar a los empleados

4. Y la capacidad para crear y dirigir al mejor equipo posible y extender el liderazgo de la organización a su entorno (clientes, proveedores, accionistas, organizaciones no gubernamentales).

Estos rasgos básicos deben completarse, subrayan los autores, con unos principios éticos, que son los que refuerzan esos principios y los que generan confianza en la labor del directivo.”

¿Aportas o absorbes energía?

Miércoles 26 octubre 2005

Hace unos días leí un interesante artículo de Juan Carlos Cubeiro en Expansión & Empleo, en el que nos plantea una preguntas sencillas mediante las que podemos ver en qué situación energética estamos.

“Cross y Parker nos hacen ocho preguntas que determinan hasta qué punto cada uno de nosotros aporta o absorbe energía de los demás:

1. ¿Te esfuerzas en desarrollar las relaciones en el día a día?
2. ¿Haces lo que has prometido hacer?
3. ¿Te enfrentas a los temas difíciles con sinceridad e integridad?
4. ¿Das soluciones en lugar de presentar las dificultades?
5. Cuando no estás de acuerdo con una opinión, ¿te centras en el tema en vez de atacar a quien la propone?
6. ¿Estás concentrado mental y físicamente en las reuniones?
7. ¿Eres flexible o tratas de llevar a los demás a tu punto de vista?
8. ¿Utilizas adecuadamente tus conocimientos y experiencia?

Te propongo puntuar entre 1 y 10 cada pregunta pensando en ti mismo, y pedirle a cinco personas de tu entorno laboral que lo cumplimenten anónimamente sobre ti. A partir del contraste puedes sentar las bases de un plan de acción personal relativo a tu capacidad de elevar o reducir la energía de tu equipo.”

Cubeiro, siempre reconfortante.

Elogio de la lentitud

Jueves 20 octubre 2005

How can I start slowing down?

Embracing the Slow creed means rethinking your whole approach to life.

But everyone has to start somewhere, so here are five tips for decelerating:

  1. Leave holes in the diary rather than striving to fill every moment with activity. Easing the pressure on your time will help you to slow down.
  2. Set aside a time of day to turn off all the technology that keeps us buzzing – phones, computers, pagers, email, television, radio. Use the break to sit quietly somewhere, alone with your thoughts. Or try meditating.
  3. Make time for at least one hobby that slows you down, such as reading, painting, gardening or yoga.
  4. Eat supper at the table instead of balancing it on your lap it in front of the TV.
  5. Always monitor your speed. If you’re doing something more quickly than you need to simply out of habit, then take a deep breath and slow down.

Más información >>

No siempre ‘más rápido’ significa ‘mejor’

Jueves 20 octubre 2005

Carl Honoré, autor de ‘El elogio de la lentitud’, escribe en el boletín In&Out de ESADE sobre el movimiento mundial que ha fundado. La base de su filosofía es la siguiente:

En nuestro mundo acelerado, en el que nos falta tiempo, todos sentimos la presión de hacerlo todo más rápido.

El problema es que no siempre “más rápido” significa “mejor”.

Sin embargo, existe una alternativa a este frenesí por las prisas. Por todo el mundo, la gente está reduciendo el ritmo de formas distintas –y, en consecuencia, consigue llevar una vida más rica y más productiva.

No es necesario rechazar la tecnología, dejar el trabajo o irse a una comuna. Simplemente, ir más despacio cuando es razonable hacerlo.

Nuestra obsesión por hacerlo todo más rápido antepone la cantidad a la calidad. Disminuyendo el ritmo, utilizando el tiempo más inteligentemente, podemos hacer mejor las cosas y disfrutar más de ellas.

Gestión Empresarial

Jueves 13 octubre 2005
  • En los momentos de crisis, la imaginación es más importante que el conocimiento
  • Conciliación trabajo-vida como demanda social y valor diferencial que atrae profesionales
  • La buena suerte y la psiconomía
  • Los 7 hábitos para dirigir tu vida
  • Análisis del liderazgo empresarial español
  • ¿Aportas o absorbes energía?
  • No siempre ‘más rápido’ significa ‘mejor’
  • La paradoja de la buena vida y el tiempo que dedicamos a lo que nos hace felices
  • Carpe Diem

    Jueves 13 octubre 2005
  • En los momentos de crisis, la imaginación es más importante que el conocimiento
  • ¿Somos felices?
  • Hoy puede ser un gran día
  • La felicidad: lecciones de una nueva ciencia
  • Diez claves clásicas de la felicidad
  • Científicos ingleses descubren la fórmula de la felicidad
  • Vivir
  • Instantes de Borges
  • El monje que vendió su ferrari (I)
  • La buena suerte y la psiconomía
  • Los 7 hábitos para dirigir tu vida
  • Decálogo de la serenidad
  • ¿Aportas o absorbes energía?
  • Elogio de la lentitud
  • No siempre ‘más rápido’ significa ‘mejor’
  • La paradoja de la buena vida y el tiempo que dedicamos a lo que nos hace felices