Archive for the ‘música’ Category

Genial Seoane: Para amar y Padre nuestro de la alegría

Miércoles 27 febrero 2008

Últimamente he pasado bastante tiempo buceando en nuevas músicas, buscando melodías y letras que transmitan valores positivos y duraderos. He encontrado muchas cosas interesantes, pero hay dos canciones que me han gustado especialmente.

Si ahora no tienes tiempo y estás leyendo esta anotación con prisa, déjalo para otro momento de más tranquilidad. Descárgate los dos ficheros MP3 de las canciones y escúchalos esta noche cuando estés en la cama o a punto de acostarte.

Y si estás leyendo con tranquilidad, también te recomiendo que las escuches, y no sólo las leas. Todo ello hay que hacerlo con la mente abierta, sin prejuicios ideológicos, ya que la buena música es universal.

Las dos canciones son de un argentino genial, Carlos Seoane.

La primera canción se llama Para amar.

Algunos son felices con lo poco que tienen,
y otros no se conforman ni con medio país.

Hay quienes dejan todo solo por un sueño,
y hay otros que no sueñan, y nada dejarán.

Algunos viven como si la vida fuera una cacería,
y otros que la disfrutan como un regalo de Dios…

Para amar, para amar, para amar…

Hay quienes son felices repartiendo sonrisas,
y hay otros que no saben ni reír, ni repartir.

Algunos se quejan de cuánto acontece,
mientras otros agradecen tan solo por vivir.

Hay quienes viven siempre calculando
cómo no tener problemas,
y otros transforman sus penas,
en una oportunidad…

Para amar, para amar, para amar…

Los unos y los otros parecen tan distintos,
pero aunque no son lo mismo,
tienen mucho en común.

En cada pecho vive la presencia infinita,
de Aquél que nos habita,
y aunque nos cueste entender,
hay quienes viven siempre escapando,
del Amor que nos ama,
y otros cada mañana,
eligen VIVIR.

Para amar, para amar, para amar…

Si quieres escuchar la canción Para amar de Carlos Seoane en MP3, lo puedes hacer en este enlace.

La otra canción que me ha sorprendido gratamente es Padre nuestro de la alegría.

Padre nuestro, que estás en la alegría,
que sea cada día, santificado tu gozo.

Que venga Señor, tu risa a nuestras caras,
y en cielo y tierra se haga tu buen humor.

Y danos hoy nuestra sonrisa cotidiana,
perdónanos porque nos cuesta contagiarla,
como nosotros perdonamos caras largas,
y no nos dejes creer que esta vida es amarga
y ¡líbranos del mal….humor!

Si quieres escuchar en MP3 la canción Padre nuestro de la alegría de Carlos Seoane, lo puedes hacer en este enlace.

Aupa Seoane. Enhorabuena por tu trabajo, no sólo por la sencillez de la música, sino por tu labor diaria para hacer un mundo mejor.

Y recuerda las palabras del Dalai Lama: “Sólo existen dos días del año en los que nada puede ser hecho. Uno se llama ayer y el otro mañana. Por lo tanto, hoy es el día ideal para amar, creer, hacer y, principalmente, vivir“.

La casa azul: antídoto para la infelicidad

Miércoles 2 enero 2008

Vamos a empezar el 2008 con alegría y vitalidad. Hay un grupo que me gusta y que quiero recomendar. Se llama La Casa Azul, aunque su verdadero cerebro y creador es Guille Milkyway. Este cantante, DJ y productor barcelonés es conocido por ser el autor de la sintonía de la campaña de publicidad Amo a Laura, cantada por el inexistente grupo Los Happiness.

En la música de La Casa Azul cohabitan sin problemas el doo wop de los 50 con el easy listening hipervitaminado, el bubblegum y sunshine pop de los 60 con el technopop de los 80, el disco de los 70 con el shibuya-key y el europop de los 90. Son canciones pop melódicas, con estribillos contagiosamente inolvidables y arreglos sobresalientes. Consiguen armonías juguetonas y estribillos fácilmente tarareables. Son auténticas explosiones chispeantes de sensaciones pop en tecnicolor. Música pop con mayúsculas.

Es un grupo que muestra una sencillez admirable y una envidiable actitud positiva ante la vida. Transmiten un sentimiento de plenitud en el que muchas veces, para que la vida te sonría, tan sólo tienes que sonreír tú primero.

Puedes escuchar varias canciones de La Casa Azul en este enlace.

Y si te animas, puedes plantearte algunos buenos propósitos para el año que empieza, mientras escuchas a La Casa Azul.