Archive for the ‘simple’ Category

La casa azul: antídoto para la infelicidad

Miércoles 2 enero 2008

Vamos a empezar el 2008 con alegría y vitalidad. Hay un grupo que me gusta y que quiero recomendar. Se llama La Casa Azul, aunque su verdadero cerebro y creador es Guille Milkyway. Este cantante, DJ y productor barcelonés es conocido por ser el autor de la sintonía de la campaña de publicidad Amo a Laura, cantada por el inexistente grupo Los Happiness.

En la música de La Casa Azul cohabitan sin problemas el doo wop de los 50 con el easy listening hipervitaminado, el bubblegum y sunshine pop de los 60 con el technopop de los 80, el disco de los 70 con el shibuya-key y el europop de los 90. Son canciones pop melódicas, con estribillos contagiosamente inolvidables y arreglos sobresalientes. Consiguen armonías juguetonas y estribillos fácilmente tarareables. Son auténticas explosiones chispeantes de sensaciones pop en tecnicolor. Música pop con mayúsculas.

Es un grupo que muestra una sencillez admirable y una envidiable actitud positiva ante la vida. Transmiten un sentimiento de plenitud en el que muchas veces, para que la vida te sonría, tan sólo tienes que sonreír tú primero.

Puedes escuchar varias canciones de La Casa Azul en este enlace.

Y si te animas, puedes plantearte algunos buenos propósitos para el año que empieza, mientras escuchas a La Casa Azul.

Simplifica tu vida y céntrate en lo que de verdad importa

Jueves 31 mayo 2007

Linda Breen Pierce ha escrito una interesante entrada en su blog Free from 9 to 5, llamada Recipe for simplicity. Estos son algunos de los puntos que más me han gustado, que aunque son algo radicales, reflejan una reflexión interesante:

No metas en tu casa ningún objeto material salvo que lo desees intensamente y estés dispuesto a tenerlo hasta que sea irreparable. Tenemos demasiadas cosas que nos invaden. El tiempo que perdemos en comprar, mantener, asegurar, almacenar y deshacernos de los objetos nos absorbe una gran energía vital.

Limita tu trabajo fuera de casa a 30 horas a la semana, 20 si eres padre/madre. este punto es interesante, pero complicado en un buen número de casos -es cuestión de prioridades-. Mi mujer lo tuvo claro cuando tuvimos nuestra segunda hija y calculó que con 25 horas a la semana podía desarrollar una labor profesional atendiendo bien a nuestras hijas. Y así lo hace desde hace años.

Selecciona una casa y un trabajo quee no estén a más de 30 minutos uno de otro. Personalmente, creo que la casa hay que elegirla teniendo claro dónde y cómo quieres vivir. Los trabajos cambian, van y vienen. La calidad de vida de tu hogar y entorno, no es negociable. En las grandes ciudades esto es un lujo -yo tardo 15 minutos, viviendo en Madrid-, pero fuera de las megaurbes, esto es algo habitual.

Pasa al menos una hora a la semana en un entorno natural, alejado de la multitud, el tráfico y los edificios. Creo que una hora es poco tiempo, y lo ideal es pasar al menos una hora al día, o si te es posible, que tu vivienda esté en un entorno natural.

Haz aquello que mejor te funcione para encontrar el sentido espiritual a tu vida: escribe -un blog es una opción-, medita, reza, lee, etc. La simplicidad lleva a la espiritualidad, y la espiritualidad lleva a la simplicidad. Practica la soledad y el silencio unos 30 minutos al día. Tu espiritualidad evolucionará de forma natural.

Practica el “no”. Di no a aquellas cosas que no te proporcionan paz y satisfacción interior, aunque sean cosas materiales, más responsabilidades o actividades sociales. Vigila tu tiempo y energia: son recursos limitados.

—– Contenidos relacionados —–

Imagen: Stock.xchng